X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/55td

La disputa entre Arabia Saudita y Catar tiene más de 20 años de historia (y no es por el terrorismo)

Publicado: 8 jun 2017 14:22 GMT

Cuando sus vecinos apostaron por el petróleo, Doha se centró en el gas natural licuado. La riqueza obtenida le permitió romper con la dominación de Arabia Saudita.

La disputa entre Arabia Saudita y Catar tiene más de 20 años de historia (y no es por el terrorismo)
Morteza Nikoubazl / Reuters
Síguenos en Facebook

El aislamiento de Catar por parte de Arabia Saudita "se está gestando desde 1995" y tiene más que ver con el gas natural que con el terrorismo, explica un nuevo artículo de Bloomberg.

Según recuerda el portal, 1995 no fue solo el año en que el progenitor del actual emir, el jeque Tamim bin Hamad Al Thani, derrocó a su propio padre prosaudita, sino también cuando el pequeño país del Golfo se preparaba para realizar su primer envío de gas natural licuado del reservorio más grande del mundo, el North Field, que proporciona prácticamente todo el gas de Catar y es compartido con Irán, "el odiado rival de Arabia Saudita".

La riqueza que trajo la independencia

Como resultado, Catar se convirtió no solo en la nación más rica del mundo, con un ingreso anual per cápita de 130.000 dólares, sino también en el mayor exportador mundial de gas natural licuado.

Este enfoque en el gas diferenció a Catar de sus vecinos productores de petróleo y le permitió romper con la dominación de Arabia Saudita. En su lugar, construyó sus propios lazos con otras potencias, entre ellas Irán, EE.UU. y, más recientemente, Rusia: el fondo soberano de Catar acordó el año pasado invertir 2.700 millones de dólares en la empresa estatal rusa Rosneft.

Sin abastecer a los vecinos

Al mismo tiempo, explica el artículo, Doha se centró en los mercados de Asia y Europa y no construyó tuberías que hubieran integrado a Catar en los mercados de sus vecinos del Golfo, a excepción del proyecto Dolphin, que conecta el North Field con los Emiratos Árabes Unidos y Omán.

Si en un primer momento los propios Estados petrolíferos, mucho más ricos, veían el gas natural como prácticamente inútil, más recientemente, la demanda de este recurso para producir electricidad ha estado creciendo en los países del Golfo, que tienen que recurrir a importaciones de mayor costo ya que sus reservas de gas domésticas que son caras de explotar.

Stefano Rellandini / Reuters

"Se puede cuestionar" por qué Catar no ha estado dispuesto a abastecer a sus países vecinos, "haciéndolos pobres en gas", señala el académico Steven Wright, de la Universidad de Catar. En su opinión, "probablemente, hubo una expectativa de que Catar les vendería el gas a un precio de descuento".

Echando más leña al fuego de las frustraciones regionales, en 2005, Doha declaró una moratoria sobre el futuro desarrollo del North Field —que podría haber proporcionado más gas para la exportación local— y no lo levantó hasta abril de este año, más de una década después.

La visita de Trump, una oportunidad para "cortarle las alas a Catar"

Catar solía ser "una especie de Estado vasallo saudita", pero utilizó la autonomía proporcionada por su riqueza en gas para obtener "un papel independiente", explica Jim Krane, investigador de energía del Instituto Baker de la Universidad de Rice, en Houston, Texas.

Mientras tanto, prosigue el experto, "el resto de la región ha estado buscando una oportunidad para cortarle las alas a Catar".

Essam Al Sudani / Reuters

Esa oportunidad llegó con la reciente visita del presidente de EE.UU., Donald Trump, a Arabia Saudita, cuando exhortó a "todas las naciones de conciencia" a aislar a Irán. Cuando Catar discrepó públicamente, en una declaración que más tarde el Gobierno atribuyó a la intervención de unos 'hackers', surgió "la venganza dirigida por Arabia Saudita".

"Doha no va a excomulgar a Irán"

"La gente aquí se está rascando la cabeza en cuanto a lo que los saudíes esperan de Catar", apunta Gerd Nonneman, profesor de relaciones internacionales y estudios del Golfo en el campus de Doha de la Universidad de Georgetown. A su juicio, "parece que quieren que Catar caiga completamente", pero Doha "no llamará a los Hermanos Musulmanes una organización terrorista" ni va a "excomulgar a Irán", porque eso pondría en peligro "una relación que es demasiado fundamental para el desarrollo económico de Catar", concluye este experto. 

Etiquetas:

¿Cuál es la manera más eficaz de hacer frente al terrorismo?

Deje su opinión »

Últimas noticias