X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/5l43

"El papa ama la Argentina": ¿Por qué nunca regresó a su país natal?

Publicado: 23 ene 2018 00:37 GMT

Allegados al sumo pontífice describen algunas claves sobre el ataque mediático que recibe Francisco en su propia nación tras su gira por Sudamérica.

"El papa ama la Argentina": ¿Por qué nunca regresó a su país natal?
El cardenal Bergoglio saluda a los fieles católicos en el barrio de Liniers, Buenos Aires, en 2009.
Marcos Brindicci / Reuters
Síguenos en Facebook

El papa Francisco finalizó su gira por Chile y Perú el domingo 21 de enero y regresó a Roma para continuar con sus actividades desde el Vaticano. Una vez más, el sumo pontífice argentino visitó Latinoamérica pero evitó aterrizar en su país de origen.

Desde la prensa local no pasaron por alto la ausencia del líder católico: el diario Página 12 hizo un resumen sobre la presencia del asunto en los medios argentinos, mientras que otros periódicos como Perfil desarrollan este tema desde hace años, por citar tan solo algunos ejemplos. 

"A los medios y algunos sectores de la Argentina les molesta que el papa piense y hable sobre los más vulnerables, en vez de si viene o no viene al país", considera Eduardo Valdés, exembajador argentino en el Vaticano. El entrevistado trabajó como funcionario en la Santa Sede durante dos años bajo el Gobierno de Cristina Kirchner, hasta 2015, pero todavía mantiene una relación cálida con el sumo pontífice. 

Eduardo Valdés, exembajador argentino en el Vaticano y actual diputado del Parlasur.
"El papa tenía buena relación con la presidenta anterior y tiene una buena relación con Mauricio Macri, a pesar de aquellos que no quieren que la tenga. Todo el resto, es mentira". Eduardo Valdés, exembajador argentino en el Vaticano y actual diputado del Parlasur.

En efecto, el 17 de enero se reunió con Francisco en la ciudad de Temuco, Chile, en medio del viaje papal por parte de Sudamérica; su vínculo sigue vigente. "Francisco está permanentemente informado de Argentina", comenta el actual diputado del Parlamento del Mercosur (Parlasur), y explica: "Habla mucho con los curas villeros y aquellos que trabajan las cosas que le interesan".

La famosa grieta

La determinación del máximo referente de la Iglesia católica de no regresar a la Argentina bajo su rol de papa despierta críticas en ese rincón del Cono Sur desde que el excardenal Jorge Mario Bergoglio se convirtió en Francisco y pasó a ser el vocero de 1.200 millones de fieles, según datos de la Secretaría de Estado de la Santa Sede.

"Esto es histórico, los medios de izquierda siempre criticaron a los diferentes papados, ahora el papa es celebrado por los medios de izquierda y defenestrado por la derecha", señala el historiador por la Universidad de Buenos Aires Sergio Wischñevsky, quien también se desempeña como columnista en varios medios argentinos. 

En total, el papa realizó seis giras por el continente americano, visitando EE.UU., Cuba, México, Colombia, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Brasil, y recientemente Chile y Perú. Nunca volvió a pisar la Argentina. 

El papa Francisco se encuentra con el presidente argentino, Mauricio Macri, en el Vaticano, en 2016. / Claudio Onorati/ / Reuters

"Eso se usa para predisponer mal al argentino y no hablar de las otras cosas que plantea el papa", subraya Valdés, y señala que no le gusta "cuando lo meten en la grieta", un término utilizado en aquella nación para referirse a la oposición ideológica entre el macrismo, que gobierna en la actualidad, y el kirchnerismo, que lideró el país desde el 2003 hasta el 2015. 

Sobre esta lógica bipolar, Eduardo plantea: "El papa no está en la grieta, pero lo quieren 'engrietar'. ¿Cómo sería creíble Francisco para interceder en otros países si no tuviese lazos con su propio país? Por eso tenía buena relación con la presidenta anterior y tiene una buena relación con Mauricio Macri, a pesar de aquellos que no quieren que la tenga. Todo el resto, es mentira". 

Por otro lado, el político profundiza sobre el rol de la prensa en esta presunta división de la República: "La grieta mediática no se refleja socialmente, es solo de 5.000 argentinos, es decir, periodistas y políticos que les molesta lo que el papa dice". A su vez, manifiesta que "en la provincia de Buenos Aires gente que ni es católica reconoce al papa", y opina: "Es un líder de la humanidad, no solo un jefe católico". Según una encuesta de Latinobarómetro del año pasado, publicada en 2018, Francisco tiene un 6,6 de aprobación dentro de su país natal, en una escala del uno al diez. Además, el estudio señala que el 77% de la población local es católica. 

"Lógicamente, en su próximo viaje a Latinoamérica vendrá a Argentina"

Las teorías sobre las evasivas de Francisco son varias; desde un supuesto distanciamiento político con el presidente Macri hasta el pasado del excardenal argentino presuntamente vinculado a la última dictadura local. Todo parece servir para explicar por qué no vuelve a su tierra. 

Eduardo Valdés, ex embajador argentino en el Vaticano y actual diputado del Parlasur.
"La grieta mediática no se refleja socialmente, es solo de 5.000 argentinos, es decir, periodistas y políticos que les molesta lo que el papa dice". Eduardo Valdés, ex embajador argentino en el Vaticano y actual diputado del Parlasur.

El allegado a Francisco prefiere dar su interpretación sobre la agenda eclesiástica: "Los argentinos no estamos tan mal como creemos". Según Valdés, el papa solo se dirige a lugares de extrema conflictividad socialAdemás, explica sus sensaciones tras la negativa a visitar su país: "Yo soy un perito de la derrota, quien creyó que ni bien pisaba el Vaticano volvía con Francisco a Buenos Aires, porque ese es el orgullo que puede tener cualquier embajador. Es decir, volver con el hombre más importante de la historia argentina".

Y relata: "Entonces iba al Vaticano a decir lo bien que vendría tener al papa en Argentina y me mostraban dos fechas. ¿Sabés qué hizo Francisco en esas dos fechas? En una fue a Colombia, cuando se perdió el referéndum sobre el proceso de paz, y en la otra fue a México, después de que Trump dijo la barbaridad sobre construir un muro". Sobre la tensión colombiana, añadió que "convocó al Vaticano a Uribe y a Santos, que no se hablaban desde hace muchos años, y relanzaron las negociaciones de paz".

Asimismo, sumó otras posibles justificaciones: "A Bolivia le debía un viaje, por las consecuencias de la Guerra del Pacífico, entonces Chile y Perú protestaron por algunas cuestiones que dijo el papa, y también les debía una visita".

El papa Francisco se encuentra con la presidenta Cristina Kirchner en el Vaticano, en 2015. / Angelo Carconi / Reuters

Vale mencionar que Chile es el país con menor aprobación del papa en la región, según Latinobarómetro tiene un 5,5 —en una escala del uno al diez— de imagen positiva. Asimismo, la consultora informa que se trata del escenario regional con más ciudadanos sin religión: en 2010 era el 18%, pero tras los casos de abuso sexual del sacerdote chileno Fernando Karadima el número ascendió notablemente, hasta ocupar el 35% en 2017.

Además, Valdés añade: "Nos quieren vender que vivimos en el peor lugar del mundo, ¡y eso no es verdad!". Y subraya: "El papa ama Argentina, debe ser el país con el que más se comunica, incluso con los laicos que predican por tierra, techo y trabajo". Finalizando, suma algunas expectativas para los creyentes locales: "Lógicamente, en su próximo viaje a Latinoamérica vendrá a Argentina". Sin embargo, aclaró que no sabe cuándo ocurrirá. 

Por último, el dirigente social Mario Cafiero, muy ligado al peronismo y descendiente de un importante referente de aquel movimiento político, también tiene un estrecho vínculo con el papa, y opina: "Se quiere meter a Francisco en peleas domésticas, pero su imagen está por encima. Con la banalización y actitudes miserables se ponen dificultades en Argentina".

Leandro Lutzky

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies