X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/5nxg

#MeTooMx: El estigma que cargamos por denunciar el acoso sexual

Publicado: 1 mar 2018 00:42 GMT

Se está rompiendo el pacto de silencio que por tanto tiempo ha protegido a hombres poderosos. Muchas mujeres están hablando y hay que escucharlas: empatizar y evitar juzgar para comenzar un cambio en las sociedades machistas.

#MeTooMx: El estigma que cargamos por denunciar el acoso sexual
Imagen ilustrativa.
Brian Snyder / Reuters
Síguenos en Facebook

En las conversaciones en los lugares de trabajo, en los cafés, en las escuelas, tienen lugar de forma más frecuente los temas de acoso sexual y el movimiento #MeToo, que en octubre pasado abrió la caja de Pandora de la industria del cine en Hollywood. Si bien es cierto que el tema se ha puesto sobre la mesa y es positivo que en México también empiecen a denunciar figuras públicas –como recientemente las actrices Karla Souza, Paola Nuñez y Stephanie Sigman lo hicieran en CNN con la periodista Carmen Aristegui–, la respuesta de una parte de la sociedad y algunos medios de comunicación ha sido revictimizar a las denunciantes.

Y aunque casos en la industria de la televisión o el cine sobran, y quizá no sorprendan porque era un secreto a voces el cómo las televisoras, la Radio y la industria de la música, por decir solo las más conocidas, han permitido y promovido el abuso y acoso a miles de mujeres, sí es de aplaudir la decisión de hablar públicamente y el espacio que se les da a estas denuncias en algunos medios de comunicación con tacto y responsabilidad.

Existe un Harvey Weinstein en cada rincón, en cada profesión y área de nuestras vidas y muchas de nosotras hemos tenido que aprender cómo "torear" o lidiar con esas amenazas, con esa violencia; lo que por supuesto conlleva un desgaste emocional brutal que hay que incorporar a nuestras actividades y a nuestra carrera. Más aun, cuando denunciamos públicamente (como está sucediendo desde diferentes ámbitos), hay que revivir la dolorosa experiencia y lidiar con un linchamiento en redes sociales, medios de comunicación e incluso de nuestro círculo más cercano, donde lo que se evidencia es la poca empatía y el pato patriarcal como señala el poeta Javier Raya en un ensayo:

"Este pacto no es otra cosa que la espontánea identificación de los hombres con otros hombres; un ejemplo sencillo es que, cuando una mujer denuncia que sufrió acoso o violencia por parte de un hombre, otros hombres inmediatamente se sienten con el derecho a cuestionar las motivaciones de la mujer para realizar esa denuncia; se sienten directamente implicados en ella, como si el 'honor' del hombre denunciado pusiera en entredicho el honor de todos los demás hombres".

Karla Souza, actriz mexicana, durante un evento en Beverly Hills (EE.UU.). 15 de septiembre de 2017. / Emma McIntyre / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP

En el caso de Karla Souza, quien no quiso nombrar al productor que habría abusado de ella, el linchamiento hacia la actriz tuvo también como objetivo cuestionar las razones por las cuales no quiso identificarlo, sin tomar en cuenta su posición personal, emocional o legal.

Incluso, Monica Lewynsky, en un artículo publicado en Vanity Fair, reflexiona sobre lo que en su caso ha sido el estigma de su experiencia con el entonces presidente de EE.UU., Bill Clinton:

"Ahora, a los 44 años, apenas estoy considerando las implicaciones de las diferencias de poder, que eran tantas entre un presidente y una interna de la Casa Blanca. Estoy empezando a considerar que en esas circunstancias, la idea de consentimiento podría ser discutible. (Debido a los desequilibrios de poder- y la posibilidad de abusar de ellos-, aun cuando el sexo haya sido consensuado)".

Posteriormente surgió el hashtag #YoNoDenuncioPorque, en donde el factor común en los argumentos en los tuits de muchas mujeres era que su acosador o abusador tiene muchas amistades en común con ella, porque es una persona sumamente respetada y/o querida dentro de una comunidad determinada, o porque sus amistades cercanas les dijeron que estaban exagerando.

¿Por qué no denunciamos en su momento? ¿Por qué tardamos tantos años en hacerlo? Por una razón similar por la que millones de personas no renuncian a sus trabajos o denuncian a sus jefes quienes los humillan, sobajan y los rezagan. Las consecuencias profesionales de una mujer que se atreve a denunciar son muchas: desde el despido y la inhabilitación; la estigmatización y la revictimización.

Necesitamos un cambio cultural que pueda incidir en la sociedad desde los principales espacios del país para eliminar las actitudes machistas que se gestan incluso "inocentemente" desde el humor en las redes sociales y en los medios de comunicación, y a través de periodistas, políticos, líderes de opinión y toda figura pública.

Es indispensable empezar a crear redes de apoyo como en EE.UU. que trabajen para contener, ofrecer apoyo emocional, psicológico y legal; así como exigir un cambio en las leyes que contemple un marco legal robustecido contra la violencia hacia las mujeres en todas sus formas.

Por Adriana Buentello

@adituzita

Etiquetas:

Últimas noticias