X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/5vd1

¿Duterte quiere una guerra con China? Podría tratarse de todo lo contrario

Publicado: 1 jun 2018 06:08 GMT | Última actualización: 1 jun 2018 06:08 GMT

Según el columnista, el plan de Duterte es "exactamente lo que dice: desarrollar y explorar el área conjuntamente con China mientras se llega a un acuerdo".

¿Duterte quiere una guerra con China? Podría tratarse de todo lo contrario
El presidente filipino, Rodrigo Duterte, durante la ceremonia de entrega de mando de la Policía Nacional Filipina, en Ciudad Quezón, el 19 de abril de 2018.
Rouelle Umali / www.globallookpress.com
Síguenos en Facebook

Pese a que los medios de comunicación "quieren que creamos que Filipinas se dirige hacia una guerra con China, la verdad puede ser exactamente lo opuesto", sostiene Darius Shahtahmasebi, abogado y analista político, en un artículo de opinión para RT.

El especialista cita recientes titulares "chocantes" de distintos medios internacionales, según los cuales el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, estaría listo para una guerra con Pekín por la situación en el mar de la China Meridional, para "proteger la integridad territorial de su país".

Sin embargo, el columnista destaca que los informes apuntan a que "Duterte en realidad no dijo nada" y que la mayoría de las advertencias vienen de parte de sus funcionarios, como Alan Peter Cayetano, el ministro de Exteriores de Filipinas.

Líneas rojas, pero ¿de quiénes son?

En ese sentido, Shahtahmasebi destaca el hecho de que "Cayetano, al hablar en nombre de Duterte, trazó tres grandes líneas rojas que supuestamente podrían llevar al presidente de Filipinas a una guerra con China".

Las mismas se centran en torno a los territorios en disputa en el mar de la China Meridional, como el arrecife Scarborough y el banco de arena Ayungin, así como a cualquier perforación unilateral de China de recursos naturales dentro de la zona económica exclusiva de Filipinas.

"Si perdemos una sola isla durante el tiempo de Duterte, empacaré mis maletas y me iré a casa", anunció Cayetano. Según el analista, esto "está empezando a parecerse un poco a las líneas rojas de Cayetano, más que a las líneas rojas del presidente".

Otra declaración alarmante de ese tipo pertenece a Hermogenes Esperon, asesor de Seguridad Nacional filipino. "El presidente dijo que si mis tropas resultaban golpeadas allí, esa podría ser mi línea roja" afirmó.

Entonces, ¿qué dice Duterte?

Shahtahmasebi destaca que "en ninguno de estos casos estaba hablando el propio Duterte", mientras que hace poco más de una semana "el presidente de Filipinas decía todo lo contrario".

Una protesta frente al consulado chino en Makati (Filipinas), el 12 de junio de 2017. / Richard James Mendoza / www.globallookpress.com

Incluso cuando bombarderos de largo alcance chinos aterrizaron en un aeropuerto en el mar de la China Meridional, la reacción de Duterte fue la siguiente: "¿Con qué nos vamos a armar en caso de guerra? ¿Recurriremos al intercambio de bofetadas?", se preguntó. A su modo de ver, tendría más sentido forjar un pacto de exploración conjunta con China para sacar partido de los recursos en las aguas disputadas.

Según el columnista, "los comentarios de Duterte parecían indicar que estaba descartando la posibilidad de una guerra con China que implique a Filipinas".

El analista cita también otra declaración del mandatario filipino, pronunciada hace menos de dos semanas. "No tenemos que pelear. Podemos dividir esto en un desarrollo y exploración conjunta. Y luego le daremos [a China] una parte mayor en lugar de luchar", sostuvo Duterte.

Asimismo, Shahtahmasebi subraya que la prensa no notó que paralelamente a las supuestas amenazas de guerra contra China, Duterte ha nombrado un enviado especial al gigante asiático con la intención específica de fomentar relaciones más estrechas con Pekín.

El plan de Duterte

"Por supuesto, podría darse que Duterte haya cambiado su postura esta semana en una absurda y completa vuelta de 180 grados, y de hecho confrontará a China si siente que es lo mejor para su país", escribe Shahtahmasebi. "Sin embargo, es curioso que siendo uno de los líderes más elocuentes del mundo, no haya sido él quien se ha expresado directamente esta vez, y las declaraciones han llegado de parte de subordinados de su administración".

Al final de su nota, Shahtahmasebi concluye que "poco puede hacer Duterte para enfrentar a China, incluso si realmente lo deseara, ya que está prediciendo un futuro en el que Washington se vuelve cada vez más irrelevante en la región Asia-Pacífico, mientras China comienza a ejercer más y más influencia en el área.

"En lugar de tener fricciones con China, el plan de Duterte es exactamente lo que dice: desarrollar y explorar el área conjuntamente con Pekín, mientras se llega a un acuerdo", resume el especialista, agregando que esto es todo lo contrario de lo que los medios quieren que creamos.

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies