X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/69b7

Ortodoxos al borde de un cisma: ¿Qué pasó y cómo afectan al mundo los juegos de patriarcas?

Publicado: 14 oct 2018 08:05 GMT | Última actualización: 16 oct 2018 17:33 GMT

La Iglesia de Constantinopla retrocede más de tres siglos en sus relaciones con Moscú al emitir una decisión 'reunificadora' sobre Ucrania.

Ortodoxos al borde de un cisma: ¿Qué pasó y cómo afectan al mundo los juegos de patriarcas?
El papa Francisco se abraza con el patriarca Bartolomé I de Constantinopla en Estambul, el 30 de noviembre de 2014
Tony Gentile / Reuters
Síguenos en Facebook

La Iglesia Ecuménica Ortodoxa, con sede en la ciudad turca de Estambul, proclamó el 11 de octubre que establece de manera provisional la administración directa del patriarcado de Constantinopla (el nombre histórico de la misma ciudad) sobre los asuntos eclesiásticos en Kiev.

Una decisión del Santo Sínodo de la Iglesia al respecto revoca su propia carta histórica del año 1686, "emitida debido a las circunstancias de la época". Aquel documento otorgó a los patriarcas de Moscú y Toda Rusia el derecho a ordenar a los arzobispos metropolitanos de Kiev, siempre que estuvieran elegidos por asambleas del clero ruso y también ucraniano.

Levantamiento de anatema

El Sínodo aprobó también la solicitud de dos ciudadanos y religiosos de Ucrania, Filaret Denisenko y Makari Maletych, de "reintegrarlos canónicamente" en el cristianismo ortodoxo. Los dos jerarcas participaron en los años 1990 en un cisma de la congregación ortodoxa en territorio de Ucrania, que acababa de adquirir su independencia. La mayoría del clero repulsó su actividad e impuso un anatema: el peor castigo religioso para los descomulgados, aunque no implica ningún daño directo a la persona.

Un portavoz del patriarca Bartolomé I de Constantinopla explicó que "en su momento el anatema fue proclamado por una cantidad insuficiente de razones, algunas de ellas políticas". Por eso la decisión del Sínodo los devuelve a ambos al área canónica, recoge el diario Nóvaya Gazeta

El comunicado sinodal exhorta a todas las partes que eviten la apropiación de parroquias, monasterios y otros bienes, distintos actos de violencia y venganza. Indica también el objetivo final del cambio: el otorgamiento de la autocefalía a la iglesia de Ucrania, en otras palabras, el derecho a elegir a su propio primado.

Las primeras condenas desde Kiev

La catedral de San Miguel en Kiev, el 12 de agosto de 2016 / Yevguenia Novozhénina / Sputnik

Las noticias que llegaron desde Estambul no han traído mucho entusiasmo a las parroquias ortodoxas de Ucrania. Así, el sacerdote ucraniano Alipio Svetlichny, conocido por intermediar en el Maidán entre los manifestantes y miembros de los servicios especiales para evitar que un derramamiento de sangre a principios del 2014, catalogó la conducta del patriarca Bartolomé como delictiva.

"El delito del patriarca de Constantinopla (…) está en que se confió no en sus hermanos de fe, obispos ortodoxos, no en los sacerdotes y el pueblo de Dios; ¡se confió en los políticos, herejes, cismáticos y ateos! Le están más próximos, más comprensibles y más naturales", escribió Alipio en su página de Facebook. "Nosotros, los cristianos no le interesamos en el logro de sus objetivos".

Arzobispo metropolitano Antonio de Boríspol
"En la práctica, para nuestra iglesia no ha cambiado nada. Fuimos, somos y permanecemos como la única iglesia canónica en Ucrania" Arzobispo metropolitano Antonio de Boríspol

Varios arzobispos han emitido declaraciones de condena este viernes y sábado. Así el metropolitano Lucas de Zaporozhie y Melitópol catalogó como "francamente inamistoso" el acto del Sínodo respecto a la Iglesia Ortodoxa de Ucrania, que implica "una obvia amenaza a la comunicación y la unión de las iglesias". 

El arzobispo metropolitano Antonio de Boríspol estimó que la decisión "ha estremecido a todo el mundo ortodoxo" y el patriarcado de Constantinopla adopta intencionalmente el rumbo a un cisma del cristianismo ortodoxo mundial". 

Fuerzas que apoyan la autocefalía

Sin embargo, la decisión de 'Constantinopla' cuenta con el apoyo de los políticos gobernantes en Ucrania y dos iglesias ortodoxas minoritarias, las cuales tienen a su cabeza a los mencionados jerarcas excomulgados.

El presidente Piotr Poroshenko era el principal promotor de la división entre las iglesias y alabó el comunicado emitido por Estambul. La futura encíclica del patriarca sobre la demarcación de las congregaciones ('Tomos') "es prácticamente un acta más de proclamación de la independencia de Ucrania", declaró, según cita la agencia de noticias UNIAN

El patriarca autoproclamado Filaret de Kiev y el presidente de Ucrania, Piotr Poroshenko, asisten a las festividades dedicadas al aniversario 1030 del bautismo ruso, el 28 de julio de 2018 / Sputnik

El autoproclamado patriarca Filaret se personó en la noche del jueves en el palacio presidencial para felicitar a Poroshenko por la "primera victoria". "Es una decisión que marca una época", valoró.

El jerarca, reconocido por una menor parte de los creyentes y, desde el exterior, solo por Constantinopla, tomó la delantera en la futura reunificación de la congregación ortodoxa. Nada más indicó dónde se podría celebrar un convenio de los jerarcas de las tres iglesias, que hasta el momento no se reconocían mutuamente.

Filaret Denisenko, el autoproclamado patriarca de Kiev
"Creo que el proceso de unificación será muy rápido. Nos pondremos de acuerdo para cuándo convocamos el concilio. Quien quiera, participará en este concilio unificador; quien no quiera, no estará en esta única iglesia ortodoxa ucraniana" Filaret Denisenko, el autoproclamado patriarca de Kiev

Este viernes el portavoz oficial de Filaret dijo en un programa televisado: "El lugar más propio donde podría suceder el convenio unificador es la Catedral de Santa Sofía en Kiev, que es la principal cátedra histórica metropolitana para la Iglesia de Kiev". El templo señalado no pertenece a ninguna de las congregaciones, sino al Estado de Ucrania, y es el primer monumento arquitectónico del país incluido en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO.

La actitud de EE.UU., Rusia y el Vaticano

El representante especial del Departamento de Estado de Estados Unidos para asuntos de Ucrania, Kurt Volker, dio la bienvenida a las aspiraciones ucranianas de que "su propia iglesia local única" goce de reconocimiento. "Espero que no haya protestas y acciones violentas organizadas como resultado de esta decisión", agregó el diplomático durante una conferencia telefónica en Bruselas que recogió UNIAN. El apoyo llegó también desde la Oficina del Departamento de Estado para Religión.

Las autoridades de Rusia opinan que EE.UU. está detrás de la propia decisión del Sínodo con sede en Estambul. El canciller Serguéi Lavrov estimó en una entrevista concedida a los medios francoparlantes este viernes que se trata de una "provocación" contra la iglesia ucraniana con un respaldo directo desde Washington. El jefe de la diplomacia rusa propuso aplicar un análogo ruso del proverbio "quien se pica, ajos come" a los comentarios estadounidenses sobre la decisión del patriarca Bartolomé.

El patriarca Kiril de Moscú y Toda Rusia ha sido breve en sus comentarios sobre la posible desunión que ha ofrecido este sábado a los medios desde Minsk, la capital bielorrusa, donde se encuentra de visita apostólica. Espera, recoge Interfax, "que la Iglesia Ortodoxa encuentre fuerzas en sí misma para superar la crisis que existe y mantenga su unidad".

El Vaticano no se inmiscuye en los asuntos del cristianismo ortodoxo, señaló a TASS una fuente diplomática en la Santa Sede, "pero ya está claro que no va a mantener contacto con la iglesia que reconoce [solo] Bartolomé".

El arzobispo metropolitano de Kiev y toda Ucrania, Onufrio, oficia una misa en Kiev, el 1 de febrero de 2018 / Serguéi Piatakov / Sputnik

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies