Actualidad

Moscú suspenderá los vuelos desde Georgia a Rusia a partir del próximo 8 de julio

Publicado:
El Ministerio de Transporte de Rusia ha explicado que la medida fue tomada para "garantizar un nivel suficiente de seguridad de la aviación."
Imagen ilustrativa

El Ministerio de Transporte ruso ha anunciado este sábado que a partir del próximo 8 de julio las compañías aéreas de Georgia tendrán temporalmente prohibido realizar vuelos desde su país a Rusia.

"El motivo de la suspensión de los vuelos es la necesidad de garantizar un nivel suficiente de seguridad de la aviación, así como la presencia de una deuda atrasada por actividades de navegación aérea", ha comunicado el Ministerio ruso.

Se informa que el monto de la deuda supera los 792.000 dólares.

Según el Ministerio, las compañías aéreas georgianas Georgian Airways y MyWay Airlines podrán volar a Rusia después de que paguen la deuda. Además, las dos empresas deben proporcionar a Rusia sus programas de seguridad en materia de aviación.

Este viernes, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, firmó un decreto que prohíbe temporalmente a las compañías aéreas rusas realizar vuelos desde Rusia a Georgia a partir del próximo 8 de julio. 

El decreto además señala que durante la prohibición se recomienda a los operadores turísticos y agencias de viajes abstenerse de vender paquetes turísticos que prevean el traslado de personas desde Rusia a Georgia. Asimismo, Putin ordenó garantizar el regreso a su país de todos los ciudadanos rusos, que temporalmente se encuentran en el territorio de Georgia.

Por su parte, el portavoz del presidente ruso, Dmitri Peskov, señaló que es una restricción forzada, cuyo propósito es garantizar la seguridad de los ciudadanos rusos, y agregó que los vuelos serán reanudados cuando se normalice la situación en Georgia.

Protestas masivas

Este 20 de junio, se produjeron protestas masivas en la capital de Georgia, Tiflis, después de que la oposición georgiana interrumpiera la 26.ª sesión de la Asamblea Interparlamentaria sobre Ortodoxia porque el diputado de la Duma Estatal rusa, Serguéi Gavrílov, quien encabezó la delegación rusa, se dirigió a los delegados desde el puesto del presidente del Parlamento.

Las protestas acabaron en fuertes enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden. La Policía usó gas lacrimógeno, cañones de agua y balas de goma contra los manifestantes. El Ministerio de Salud de Georgia informó que más de 100 personas heridas fueron hospitalizadas.

Por su parte, el Ministerio del Interior de Georgia definió la manifestación frente al Parlamento de ese país como un intento de golpe de Estado y señaló que las autoridades georgianas habían detenido a 305 personas durante esa protesta.