Actualidad

Trump y Xi Jinping se reúnen en la cumbre del G20 en medio de la guerra arancelaria

Publicado:
El presidente chino ha manifestado que busca la cooperación en las relaciones con EE.UU., mientras Trump ha reiterado que su país está abierto a un acuerdo comercial justo.

En medio de agudas disputas comerciales y la guerra arancelaria, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el mandatario chino Xi Jinping se han reunido este sábado 29 de junio en la ciudad japonesa de Osaka, donde se celebra la cumbre del G20. 

El encuentro ha durado 80 minutos. Trump ha calificado la reunión bilateral como "excelente" y ha señalado que EE.UU. ha encarrilado el diálogo con China. Según informa la agencia china Xinhua, ambos líderes han acordado reiniciar las negociaciones sobre el acuerdo comercial y abordarán los detalles específicos, mientras que EE.UU. se ha comprometido a no imponer nuevos aranceles contra las exportaciones chinas.

"La relación con China es muy buena", declaró el mandatario estadounidense ante los periodistas antes de reunirse con su homólogo chino. "Si podemos llegar a un acuerdo o no, el tiempo lo dirá", agregó. "De hecho, creo que estábamos muy cerca y luego algo pasó cuando todo se deslizó un poco, y ahora nos estamos acercando un poco más", detalló Trump, quien estimó que "sería histórico" si pudieran alcanzar "un acuerdo comercial justo".

El presidente aseguró que EE.UU. está "totalmente abierto" para ello y opinó que la reunión con Xi Jinping "será muy productiva" y ambos líderes pueden "hacer algo que realmente será monumental".

Por su parte, el presidente del gigante asiático subrayó que "China y EE.UU. se benefician de la cooperación y pierden en la confrontación", y que "la cooperación y el diálogo son mejor que la fricción y las confrontación".

Aranceles mutuos

La guerra arancelaria chino-estadounidense se ha intensificado desde principios del pasado mayo, cuando Washington introdujo un paquete de tasas adicionales sobre importaciones chinas por valor de 250.000 millones de dólares y amenazó con gravar otros 300.000 millones más si era necesario.

En respuesta, el gigante asiático contraatacó con gravámenes sobre mercancías estadounidenses por valor de 60.000 millones de dólares y advirtió sobre posibles represalias contra las compañías estadounidenses que operan en China.

En ese momento, el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, afirmó que el líder estadounidense tomaría la decisión final con respecto a las nuevas medidas restrictivas contra Pekín después de encontrarse con su homólogo chino, Xi Jinping, en la cumbre del G20 en Osaka.

RT