Actualidad

La familia del bebé extraído del vientre de su madre tras ser asesinada recibe facturas hospitalarias por 300.000 dólares por su cuidado

Publicado:
Aunque desde el hospital prometieron anular las facturas, la familia sigue recibiendo demandas de pago que amenazan con otros métodos de cobro, denuncia el abogado de la familia de las víctimas.
La familia del bebé extraído del vientre de su madre tras ser asesinada recibe facturas hospitalarias por 300.000 dólares por su cuidado

La familia del bebé que murió el mes pasado después de haber sido extraído del útero de su madre a manos de dos mujeres, recibió facturas del hospital que lo atendió por cientos de miles de dólares, en las que figura con el apellido de la presunta asesina que lo reclamó como suyo, informa Chicago Sun Times.

Marlen Ochoa-López, de 19 años, fue atraída el pasado 23 de abril al domicilio de Clarisa Figueroa, en Chicago (Illinois, EE.UU.), cuando se encontraba en el noveno mes de embarazo, con la promesa de recibir ropa de bebé gratis. Sin embargo, de acuerdo con la Policía, la mujer fue estrangulada por Clarisa y su hija Desiré, quien extrajo al niño del vientre de la víctima y luego depositó el cadáver de la mujer en un tacho de basura.

El pequeño, de nombre Yovanny López, fue trasladado al Centro Médico Advocate Christ luego de que la presunta asesina se contactara con el servicio de emergencia para informar que su hijo había nacido sin respirar. Después de siete semanas el niño no resistió los severos daños cerebrales que le provocó la falta de oxígeno y falleció.

Ahora, el abogado de los López-Ochoa, Frank Avila, ha denunciado que la familia ha recibido una serie de facturas por un monto de 300.000 dólares y que en las cuentas el menor aparece registrado como "niño Figueroa". Las acciones del hospital equivalen a "infligir intencionalmente angustia emocional", acusó Avila.

El abogado también ha declarado que la administración del hospital prometió que anularían las facturas, pero la familia sigue recibiendo demandas de pago que amenazan con otros métodos de cobranza. "Su saldo está vencido. Pague el monto total para evitar ser referido a una agencia de cobranza externa ", dice un de los recibos.

Por su parte, el centro médico indicó que habían enviado "inadvertidamente" una de las facturas y que lamentaba haberlo hecho. "Nuestros corazones y oraciones continúan estando con la familia Ochoa-López durante este difícil momento", expresó la institución a través de un comunicado recogido por el diario. "Hemos tenido conversaciones con la familia sobre una factura que fue enviada inadvertidamente y lamentamos este error. Nos tomamos muy en serio nuestra obligación de privacidad del paciente y, por lo tanto, no podemos hacer más comentarios sobre la atención, los servicios o la facturación".

A pesar de haber enviado las facturas a la familia, el hospital aún no proporciona los registros médicos del bebé y subraya que los familiares siguen a la espera de recibir el certificado de nacimiento original, que continúa nombrando a Clarisa Figueroa como la madre del niño. "Esto es atroz", dijo Avila, acusando al hospital de ser un obstáculo. "Tiene que parar", enfatizó.

RT