Actualidad

Juan Guaidó amenaza con "la sustitución efectiva de la señal" de TeleSUR y países socios de la multiestatal le responden

Publicado:
Venezuela no es la única accionista de TeleSUR, también lo son Nicaragua, Cuba, Uruguay, así como Ecuador y Bolivia.

El diputado opositor venezolano Juan Guaidó, quien se autoproclamó como "presidente interino" de ese país, anunció que iniciará "un proceso de reorganización y rescate" del medio de comunicación internacional TeleSUR.

"Desde su creación, TeleSUR ha sido utilizado para promover la desestabilización de la región, respaldar grupos terroristas, atentar contra la democracia, mentir sobre Venezuela y defender a la dictadura de (Nicolás) Maduro", ha escrito en su cuenta en Twitter el legislador y señaló que, por ello, lo pondrá "al servicio de la verdad, la pluralidad, la democracia venezolana y regional".

El diputado anunció que con ese objetivo había creado la Comisión Presidencial para la reestructuración de TeleSUR, que supuestamente estará conformada "por profesionales con experiencia e independencia", y cuyos nombres serán anunciados en los próximos días.

Además, dijo que esa comisión coordinará con los "aliados en la región" para iniciar el proceso de "sustitución efectiva de la señal" actual por un nuevo contenido.

¿Por qué la amenaza a TeleSUR?

"Amenazas en redes sociales a un medio de comunicación, curiosamente de quienes se ufanan de defender la libertad de Expresión", escribió en Twitter la presidenta del canal, Patricia Villegas.

Para la directiva del canal multiestatal, Guaidó "habla de lo que no sabe y claramente no entiende". Ante ello, señaló que TeleSUR "seguirá con su labor, merecedora de amplio reconocimiento mundial".

Por su parte, el depuesto presidente de Bolivia Evo Morales, consideró que esta acción no es casual. "Quieren imponer una sola voz en el mundo, que hable solo por ellos y para ellos, quieren borrarnos la memoria de lucha y de historia. No podrán", enfatizó.

¿Qué dicen los accionistas?

TeleSUR es un canal multiestatal, que inició sus transmisiones el 24 de julio —aniversario del natalicio de Simón Bolívar— de 2005 y tiene su sede central en Caracas.

Su presencia se fue ampliando desde entonces. Actualmente es distribuida por satélite como canal de señal abierta y posee cobertura para América, Europa occidental y el norte de África.

Además del Estado venezolano, sus accionistas son Nicaragua, Cuba, Uruguay, países que no reconocen a Guaidó como "presidente interino" de Venezuela; así como Ecuador y Bolivia, cuyos gobiernos (incluido el de facto de Jeanine Áñez) apoyan al legislador opositor.

Luego de hacerse pública la amenaza de Guaidó de imponer una señal paralela a la actualmente emite TeleSUR, la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, aseveró que "el deseo de Guaidó es tener un medio de comunicación para los narcotraficantes, paramilitares, ladrones y bandas criminales".

No obstante, Rodríguez recalcó que el canal multiestatal fue creado para ser "la voz de los pueblos, de los que nunca tuvieron espacio en las grandes corporaciones".

En ese mismo tono se pronunció el Ministro para la Comunicación e Información de Venezuela, Jorge Rodríguez. "TeleSUR nació como una necesidad de poder transmitir la voz libre de los pueblos Latinoamericanos. No podrá el fascismo en su estúpida intención", sentenció.

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, también acusó a Guaidó de querer "robar la señal de TeleSUR". "Es su naturaleza robar, la historia lo señalará como el mayor de los pillos de una oposición ya de por si llena de ellos, es decir es el mayor pillo de su banda. ¡Nosotros Venceremos!", agregó.

Entretanto, el ministro para la Cultura de Venezuela, Ernesto Villegas, dijo que quien habla —para llevar a cabo esta acción contra TeleSUR— es "EE.UU. a través de su marioneta". "Hablan de 'pluralidad', pero bregan por el monopolio informativo de las corporaciones", sentenció.

Sobre el tema también se pronunció el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel: "Rechazamos enérgicamente amenazas contra la voz y la imagen de los pueblos que luchan y resisten la embestida imperial. Desde Nuestra América y el mundo".

Respuesta de TeleSUR

La presidenta de TeleSUR, Patricia Villegas, publicó en Twitter una declaración respecto a la situación diciendo que la cadena "se ve una vez más amenazada por quienes, en nombre de la libertad de expresión, quieren secuestrarla".

"Una vez más, el gran capital transnacional con la vocería de actores políticos de la derecha enfila sus baterías contra este multimedio", denunció.

Villegas también instó a periodistas, instituciones y a la comunidad en general a "alzar su voz en defensa de la información como derecho humano fundamental". 

"Los ataques a nuestra señal solo nos impulsan a seguir con la encomienda que nos hemos trazado. TeleSUR seguirá su labor, merecedora de amplio reconocimiento mundial", destacó.

Acciones tomadas en Ecuador y Bolivia

En Ecuador, la presencia de TeleSUR ha resultado molesta para la administración de Lenín Moreno. En marzo de 2018 hubo una polémica en este país sobre cuántos eran los fondos que se habían destinado para la televisora; sin embargo, ese mismo mes, la Secretaría Nacional de Comunicación reconoció que nunca hubo aportes por parte del Gobierno ecuatoriano.

Meses después, TeleSUR fue sacado de la grilla de canales de la estatal Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), que provee servicios de televisión.

En octubre del año pasado, durante las manifestaciones antigubernamentales contra Moreno, TeleSUR también fue sacado, por poco tiempo, de las cableras TV Cable y DirecTV.

Entretanto, en Bolivia, días después del golpe de Estado contra Morales y tras la asunción de Jeanine Áñez como "presidenta encargada", quien expresó su respaldo a Guaidó, la empresa de telecomunicaciones boliviana Entel S.A. informó que sacaría de su grilla de programación a TeleSUR.

RT