Actualidad

El protocolo de protestas de la alcaldesa de Bogotá que no ha logrado frenar la actuación del cuestionado ESMAD

Publicado:
Aunque la policía antidisturbios estaba considerada como "último recurso", ha actuado en las últimas manifestaciones.
El protocolo de protestas de la alcaldesa de Bogotá que no ha logrado frenar la actuación del cuestionado ESMAD

La alcaldesa de Bogotá, Clauida López, quien asumió el cargo el pasado 1 de enero, puso en marcha en la capital colombiana un protocolo de atención para las protestas, en aras de hacer frente a las movilizaciones antigubernamentales que se viven en la urbe desde noviembre de 2019.

Aunque el protocolo fue anunciado el pasado jueves 16 de enero, esta semana ha tenido mayor difusión, al convocarse nuevas manifestaciones en la capital colombiana y cumplirse dos meses del estallido social contra el presidente Iván Duque.

"Una marcha no es un problema de orden público, es una manifestación democrática que debemos respetar y garantizar, no queremos que haya estigmatización a la protesta social, debemos confiar en nosotros y en que podemos expresarnos libremente sin dañar al otro", dijo López al dar a conocer los cuatro puntos que conforman el protocolo.

Los 4 pasos del protocolo

  • Sanción Social

La sanción social será aplicada contra quienes usen la violencia o atenten contra el patrimonio público bogotano.

Este punto, según explicó la burgomaestre, se aplicará por parte de otros manifestantes que se opongan a los hechos de vandalismo.

  • Madres gestoras de paz y gestores de convivencia

Si la sanción social no es suficiente, entrarán a mediar las madres gestoras de paz y los gestores de convivencia.

Según la explicación proporcionada por la alcaldesa de Bogotá, este es un grupo conformado por más de 100 madres, tanto de los manifestantes como de los integrantes de la fuerza pública, que estarán acompañando las manifestaciones.

De acuerdo a López, se trata de "una iniciativa de ciudadanas que quieren proteger la vida" y "ver regresar a sus hijos sanos a casa".

  • Intervención de la Policía con escudo y bastón

Si los dos primeros pasos no rinden frutos, intervendrá la Policía Nacional con los "miembros de la fuerza disponible", especificó la alcaldesa.

Los uniformados que actuarán en esta instancia no son del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) y estarán equipados únicamente con escudo y bastón.

  • Intervención del ESMAD

Cuando los tres pasos anteriores no sean suficientes, "como último recurso" —dijo López— entrarán en acción los miembros del ESMAD.

De acuerdo a la burgomaestre, la actuación de esos uniformados se dará cuando se presenten "riesgos para la vida de las personas".

Ese organismo policial ha sido ampliamente criticado, por ser responsable de la muerte de Dilan Cruz, un manifestante, de 18 años, que murió el 25 de diciembre tras recibir, dos día antes, el disparo de un proyectil tipo 'bean bag' de una escopeta calibre 12, un arma convencional usada por el ESMAD.

López detalló que para dar cumplimiento a este protocolo, las manifestaciones "en todo momento" tendrán acompañamiento de representantes de organismos de control, como la Personería y la Veeduría Distrital, así como las comisiones de verificación y las organizaciones de defensores de derechos humanos.

Agotados todos los puntos en su aplicación

El mismo día del anuncio del protocolo, hubo una manifestación estudiantil en Bogotá y apenas cuatro horas después de la declaración de López, se activaron todos los puntos de esta medida.

Ese día, los jóvenes se tomaron todas las vías que circundan a la Universidad Nacional en Bogotá, impidieron el paso vehicular y provocaron la cancelación de los servicios de Transmilenio hacia la zona.

Pese a que la alcaldesa dijo que en el lugar se encontraban los gestores de convivencia, en el sitio actuó el ESMAD.

La misma realidad se vivió este martes, cuando hubo movilizaciones contra el Gobierno de Duque, convocadas por el Comité Nacional de Paro, por los dos meses de iniciadas las protestas.

Desde temprano, el ESMAD fue el encargado de dispersar a los manifestantes que trancaron vías y e interrumpieron el funcionamiento del Transmilenio, particularmente en la localidad de Suba, al noroccidente de Bogotá.

Uno de los denunciantes de los hechos de este martes fue el senador y exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien mostró un video de la actuación policial.

Tras señalar que un uniformado disparó directamente contra un manifestante pacífico, Petro consideró que ese acto constituye un "uso desproporcionado de la fuerza, es una violación del derecho internacional humanitario: el verdadero protocolo".

En otro video, publicado por la concejala de Bogotá Heidy Sánchez, se ve a varios manifestantes tirados en el piso, custodiados por la policía, que luego los sube a un patrullero.