Actualidad

600 menores fueron reclutados por grupos irregulares en Colombia desde la firma de los acuerdos de paz

Publicado:
La ONU denuncia, además, el asesinato de 186 niños y al menos 17 casos de abusos sexuales.
600 menores fueron reclutados por grupos irregulares en Colombia desde la firma de los acuerdos de paz

La Organización de Naciones Unidas (ONU) ha verificado 600 casos de reclutamiento de menores de edad desde la firma de los acuerdos de paz, en 2016, hasta julio de 2019.

En un comunicado del organismo, la representante especial de la ONU para la infancia y los conflictos armados, Virginia Gamba, afirma que "los niños siguen estando expuestos a graves violaciones a medida que otros grupos ocupan el espacio dejado por la retirada de las FARC-EP".

Tras la firma del Acuerdo de Paz, las regiones tradicionalmente ocupadas por las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fueron invadidas por bandas criminales, narcotraficantes, grupos residuales armados y paramilitares.

Casos

Según el registro de la ONU, por lo menos 186 niños, entre los que se encontraban pequeños de cinco años, fueron asesinados o mutilados, en medio de enfrentamientos, ataques a escuelas y hospitales o por haber pisado restos de minas.

Del mismo modo, la ONU ha verificado 17 casos de abusos sexuales, cuya cifra podría ser mucho mayor, por lo Gamba cataloga esta tendencia al alza como "muy preocupante". Además, 16 infantes fueron secuestrados.

En este reporte también se recuerda que hubo nueve incidentes de imposibilidad de verificación y acceso humanitario a varios departamentos colombianos debido a la inseguridad.

Algunos avances

Entre los avances que se destacan el organismo multilateral se encuentra el establecimiento de un programa especial de reintegración llamado 'Un camino diferente de la vida', dirigido a los niños liberados como parte del proceso de paz.

Otro punto reseñado en el comunicado es el sistema de alerta temprana que permitió que se identificaran 63 contextos donde lo niños estaban en riesgo de ser reclutados y utilizados por grupos armados.

Finalmente, pidió al Gobierno colombiano que "continúe sus esfuerzos para proteger a los niños" y que garantice "la implementación del acuerdo final para garantizar que todos los que abandonaron las filas de las FARC-EP se reintegren". 

A principios de noviembre, un escándalo sacudió al alto mando militar colombiano y a la propia Presidencia al darse a conocer que durante un bombardeo en una zona de San Vicente del Caguán (Caquetá), en el sur del país, el pasado septiembre, fueron asesinados por lo menos siete niños supuestamente reclutados por los grupos irregulares, sin que esto se haya comprobado. Tras esta situación denunciada en el Congreso, el ministro de Defensa, Fernando Botero renunció a su cargo.

Covid19