Actualidad

Erdogan afirma que le pidió a Putin que dejara a Turquía "cara a cara" con Siria

Publicado:
El mandatario afirmó que los militares turcos "harán lo que sea necesario" en Idlib.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha declarado este sábado que pidió a su homólogo ruso, Vladímir Putin, que dejara a Ankara "cara a cara" con Damasco, en medio de la escalada en la provincia siria de Idlib.

"Le dije al señor Putin: '¿Cuál es su asunto allí? Si quieren establecer una base, háganlo, pero salgan de nuestro camino y déjennos cara a cara con el régimen'", ha afirmado el mandatario, añadiendo que los militares turcos "harán lo que sea necesario".

En el marco del mismo discurso, Erdogan ha señalado que ha abierto los pasos fronterizos con la Unión Europea a millones de refugiados sirios que han permanecido en su país durante meses, huyendo del conflicto armado en la vecina Siria. El líder turco ha asegurado que esta mañana unos 18.000 refugiados sirios ya han cruzado la frontera, dirigiéndose a Europa.

Previamente este sábado, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia ha señalado que, durante las conversaciones con Turquía, que se celebraron del 26 al 28 de febrero en Ankara, ambas partes han continuado la consideración de medidas concretas para lograr una estabilización duradera de la situación en la zona de desescalada de Idlib (Siria), con el fin de garantizar la plena implementación de los memorandos bilaterales de los años 2017 y 2018.

Ambas partes, han confirmado su enfoque en reducir las tensiones en la zona mientras se continúa la lucha contra los terroristas, así como proteger a los civiles dentro y fuera de la zona de desescalada y proporcionar asistencia humanitaria de emergencia a todos los necesitados.

Escalada en Idlib

La situación en la provincia de Idlib ha escalado, después de que el 27 de febrero los integrantes del grupo terrorista Hayat Tahrir al Sham (antiguo Frente Al Nusra) intentaran llevar a cabo una amplia ofensiva contra puestos de las tropas del Gobierno sirio.

El Ejército sirio respondió a los terroristas, afectando también a militares turcos: 33 soldados murieron y más de 30 resultaron heridos. 

El mismo día Turquía atacó varios objetivos del Gobierno sirio en represalia por la muerte de sus soldados. Ankara afirmó que Damasco pagará un "precio alto" por su ataque "traicionero".

Covid19