Actualidad

El ministro de Defensa de Colombia admite que "unos policías mataron" a Javier Ordóñez, cuyo caso desató fuertes protestas en Bogotá

Publicado:
El taxista y abogado falleció tras una actuación policial en la que habría recibido 40 golpes y 13 descargas de una táser, según una autopsia extraoficial.

El ministro de Defensa de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, admitió en una intervención ante el Senado que un grupo de funcionarios policiales habían sido los responsables de la muerte del taxista y abogado Javier Ordóñez, ocurrida el pasado 8 de septiembre en Bogotá, tras ser abordado por los uniformados por incumplir la normas de distanciamiento social.

"Unos policías mataron a un ciudadano colombiano, deshonraron el uniforme, violentaron las normas de comportamiento ético, desconocieron todo el esfuerzo de formación de la institución", afirmó Holmes en la sesión virtual, a la que fue invitado por el Senado para hablar sobre la actuación policial durante las protestas que se han desatado en la capital colombiana tras el homicidio de Ordóñez y que han dejando 13 fallecidos y más de 400 heridos.

El ministro de Defensa dijo que compartía "el dolor, la indignación y el rechazo" por lo sucedido y consideró que es "evidente" que estos hechos "lesionan la credibilidad de la institución".

"Hay que condenarlos"

Holmes aseguró que el Gobierno "quiere que se conozca el nombre de los policías que son responsables de haber violado la ley", ante las denuncias y videos donde se registró el abuso policial y el uso de armas contra civiles durante las protestas, que se extendieron durante 48 horas.

"Si hay policías que cometieron homicidio, hay que condenarlos; si cometieron lesiones personales, hay que condenarlos", afirmó el ministro colombiano.

Sobre los señalamientos de los senadores, que denuncian la responsabilidad del Ejecutivo en los excesos policiales, Holmes dijo que quien tomaba la decisión de usar un "arma de dotación" en una manifestación no tendría problema "si lo hizo bien", mientras que si "cometió un error, responderá ante las autoridades". "Nadie puede decir que el Gobierno está promoviendo el odio", añadió.

56 policías "en conductas irregulares"

En esta sesión virtual también participaron un grupo de generales del cuerpo policial, adscrito al Ministerio de Defensa, entre ellos Gustavo Moreno Maldonado, director de la Policía Nacional, quien leyó un informe con las cifras de uniformados incursos en distintos delitos durante las manifestaciones.

Moreno aseguró que hay 50 videos que muestran a 56 integrantes del cuerpo policial "en conductas irregulares", de los que se desglosa lo siguiente:

  • 20 registros con 23 policías haciendo uso de arma de fuego.
  • Nueve con 12 uniformados usando objetos contundentes contras los manifestantes.
  • Uno de un funcionario accionando un arma menos letal.
  • 20 de policías que generaron algún tipo de daño a la propiedad privada.

Según informó, hasta ahora se han abierto 42 investigaciones disciplinarias a partir de estos registros y se busca determinar la identidad de 26 funcionarios, mientras que 35 policías que dispararon lo notificaron y 23 tienen faltante de municiones.

¿Cómo va el caso de Ordóñez?

El director de la Policía Nacional también anunció que se habían abierto dos investigaciones por la muerte de Ordóñez y que siete funcionarios vinculados tienen "suspensión provisional por el ámbito disciplinario".

Sobre la causa de muerte del también ingeniero aeronáutico, de 46 años, BLU Radio publicó que "fuentes cercanas a la autopsia" revelaron que habría sido por politraumatismos y que su cuerpo tendría más de 40 golpes que le habrían "destrozado el hígado".

La información extraoficial da cuenta de que los policías habrían activado 13 veces la táser contra Ordóñez, quien habría llegado sin signos vitales a la clínica a la que fue trasladado.

En el registro audiovisual que viralizó el abuso policial en contra de Ordóñez, el ingeniero estaba en el suelo mientras dos funcionarios le daban repetidas descargas eléctricas y lo mantenían inmovilizado. Posteriormente, fue llevado al Comando de Acción Inmediata (CAI) donde, según sus acompañantes, habría sido "molido a golpes".

Covid19