Actualidad

¿Mujeres embarazadas amenazadas? La nueva denuncia de violaciones a los derechos humanos contra el gobernador de Formosa en Argentina

Publicado:
Un informe televisivo reveló que el gobierno las traslada de manera forzada a centros de aislamiento por la pandemia.
¿Mujeres embarazadas amenazadas? La nueva denuncia de violaciones a los derechos humanos contra el gobernador de Formosa en Argentina

Un noticiero argentino denunció que el gobierno de la provincia de Formosa, ubicada en el norte del país, persigue a mujeres embarazadas para aislarlas de manera forzada con el pretexto de la pandemia y las obliga a estar lejos de sus hijos durante sus primeros días de vida.

La investigación se suma a las múltiples denuncias por violaciones a los derechos humanos que enfrenta el gobernador Gildo Insfrán, un dirigente peronista que lleva 25 años en el cargo y que ha negado de manera reiterada las acusaciones.

Como en otras oportunidades, el gobierno provincial rechazó los señalamientos y aseguró que forman parte de un operativo mediático en su contra.

La periodista Paula Bernini presentó en el noticiero Telenoche, del Grupo Clarín, el multimedios más importante del país, un informe realizado en la localidad El Potrillo, ubicada a 700 kilómetros de la capital provincial, en donde entrevistó a embarazadas que se cubrieron los rostros para proteger su identidad.

Ahí aseguraron que se esconden en el monte para evitar que la Policía provincial las traslade a uno de los centros de aislamiento que se instalaron durante la pandemia, y que han sido criticados por organismos de derechos humanos nacionales e internacionales por las condiciones en que hacinan o maltratan a los ciudadanos presuntamente contagiados de coronavirus.

Las mujeres explicaron que, una vez aisladas, les suelen practicar cesáreas y les quitan a sus hijos, a quienes no pueden ver durante sus primeras dos semanas de vida.

De acuerdo con el informe, en el monte ahora hay 86 mujeres que temen que les quiten a sus bebés recién nacidos y por eso prefieren transitar sus embarazos sin atención médica, amontonadas en carpas precarias, sin luz eléctrica, con poca agua y alimentos de los árboles de la zona o donados por formoseños de las localidades cercanas que les ayudan.

Miedo y desmentida

Otra mujer reconoció frente a la cámara que si el gobierno sabe que está allí, oculta, le quitará los recursos que recibe como parte de un programa social para personas de escasos recursos.

La periodista explicó que las mujeres que viven en esta región de la provincia tienen que recorrer kilómetros hasta la localidad de Las Lomitas para parir en un hospital, pero que desde el año pasado la Policía comenzó a hacer operativos de hisopado preventivo por las noches para llevarse a miembros de la comunidad.

Entre ellas habría mujeres embarazadas que estaban a punto de parir y a las que presuntamente se les aplicaron cesáreas o tuvieron partos prematuros, por lo que aparentemente los bebés eran trasladados hasta la capital de Formosa sin sus madres.

En uno de los casos más extremos, una mujer dijo haber pasado 33 días sin saber a dónde habían llevado a su bebé, ya que aseguró que las autoridades actúan con opacidad.

Este viernes, el gobierno de la provincia emitió un comunicado en el que señaló que la periodista solo había usado a un grupo de mujeres de la etnia wichi, presuntamente asustadas ante la posibilidad de sufrir cesáreas compulsivas o de que les pongan "chips" para no quedar embarazadas.

"Los datos sanitarios de los departamentos del oeste provincial desmienten categóricamente lo expresado en esta nueva escenificación realizada en territorio formoseño", aseguró el gobierno local, ya que la tasa de natalidad (que en las comunidades indígenas es 30 % mayor al promedio provincial), los partos domiciliarios u hospitalarios, así como el acceso de las mujeres al programa nacional de planificación familiar se mantuvieron estables durante la pandemia.

"El cumplimiento de las cuarentenas preventivas por parte de las mujeres embarazadas o con hijos menores de edad se realizan en la modalidad domiciliaria en toda la provincia", afirmó.

También detalló las declaraciones televisadas no se han traducido en ninguna denuncia formal ante la Justicia, ante lo cual el gobierno ya decidió iniciar una causa con el fin de que se investiguen y esclarezcan los hechos. 

Impacto

Hasta ahora la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación no se ha pronunciado sobre esta nueva denuncia, que se suma a las que acosan a Insfrán desde principios de año, cuando se descubrieron los centros de aislamiento en precarias condiciones.

En esos sitios se descubrió que niños y adultos quedaban encerrados en jaulas, hacinados sin distinción entre personas sanas y contagiadas, y víctimas de detenciones arbitrarias.

Insfrán presumió de manera reiterada que, gracias a su estrategia, Formosa era una de las provincias argentinas menos afectadas por la pandemia, pero las críticas y denuncias fueron aumentando, lo que derivó en una crisis política para el gobierno del presidente Alberto Fernández, ya que el gobernador de Formosa es de su mismo partido.

La semana pasada, el debate sobre las violaciones a los derechos humanos en Formosa se reavivó luego de que la Policía reprimiera las protestas que estallaron contra el endurecimiento de las restricciones anunciado por Insfrán.

La violencia policial fue criticada por el propio presidente, pero días después recibió al gobernador en Buenos Aires para un acto oficial y volvió a darle su respaldo.

Cecilia González

rtnoticiasrtnoticias
Covid19