X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/wM8

Putin rehabilita las etnias de Crimea que fueron víctimas de represalias de Stalin

Publicado: 21 abr 2014 13:58 GMT | Última actualización: 21 abr 2014 15:30 GMT

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha firmado la orden que rehabilita las minorías étnicas de Crimea —tártaros, armenios, alemanes, griegos y demás— que cayeron en su momento víctimas de represalias de Stalin.

Síguenos en Facebook
"Debemos hacer todo lo posible para que el proceso de reintegración con la Federación de Rusia conlleve la rehabilitación y la restauración de los derechos legales y los intereses de los tártaros de Crimea", comentó el presidente cuando adelantó la semana pasada su intención de proseguir con la medida. Durante la época estalinista, las etnias de Crimea, mayormente los tártaros, fueron desplazadas del territorio. De pretexto sirvió su presunta colaboración con los nazis.

De acuerdo con la estadística soviética, unos 20.000 tártaros de Crimea colaboraron con las tropas fascistas mientras estas ocupaban la región. El hecho de que entre los años 1941 y 1945 más de 35.000 tártaros de Crimea sirvieran en las filas del Ejército Rojo y la mayor parte de la población civil apoyara activamente a los grupos guerrilleros locales no fue hecho público por las autoridades.

En mayo de 1944 empezó la deportación: 228.543 personas tuvieron que abandonar sus hogares, 191.014 de ellas tártaros, prácticamente toda la etnia en ese momento. Les trasladaron para poblar lugares determinados y anunciaron que un intento de huir de esos sitios sería castigado con 20 años de labores forzadas. Los militares también resultaron deportados tras dejar el Ejército Rojo al acabar la guerra. Un mes después, en junio de 1944, deportaron a los armenios, búlgaros y griegos.

Según los testigos, aquellos que intentaban resistirse o estaban demasiado débiles para caminar rápido hacia los trenes eran fusilados. Durante el viaje, que a menudo suponía más de dos semanas en tren, la gente no tenía posibilidad de hervir el agua: había brotes de todo tipo de enfermedades, entre ellas malaria, disentería y fiebre tifoidea. No permitían enterrar a los muertos: simplemente dejaban los cadáveres en las estaciones. De acuerdo con la cifra oficial soviética, hasta el 25% de los deportados murieron en el lugar de su exilio entre 1944 y 1945 por hambre y problemas de salud. Los defensores de los derechos de los tártaros de Crimea calculan que el número de víctimas en realidad asciende a un 46%.

En 1956, cuando Nikita Jruschov quien lideró la Unión Soviética después de la muerte de Iósif Stalin, permitió a todas las minorías étnicas de Crimea volver a casa, con la única excepción de los tártaros. Estos pudieron empezar a volver a Crimea en 1989, después de iniciarse la perestroika, el proceso de reformas lanzado por el primer y último presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov. Los problemas básicos de los tártaros que regresaron a su patria fueron el desempleo masivo y la imposibilidad de reclamar las tierras que poseían anteriormente o solicitar una recompensa por ellas. Hoy en día en Crimea residen unos 250.000 tártaros.

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias