Opinión

La alianza entre Irán y Venezuela o cómo las víctimas de las sanciones desafían a EE.UU.

Publicado:

Este mes de junio ha empezado con la noticia de los buques iraníes que, desafiando el bloqueo y las sanciones impuestas por EE.UU. de manera coercitiva, han llegado a Venezuela para entregar combustible a la república bolivariana. Y es que contra el divide y vencerás, solo cabe la unión de los débiles y las víctimas de los abusos contra el agresor de Washington.

Tras la llegada a territorio venezolano del último buque enviado por Irán cargado de gasolina, el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Abás Musaví, ha declarado que, a pesar de la verborrea norteamericana y de las sanciones, su país volverá a enviar combustible porque las dos naciones, la persa y la hispanoamericana, seguirán comerciando. "Irán practica el libre comercio con Venezuela, y estamos dispuestos a enviar más barcos si Caracas lo demanda", confirmó Musaví.

Desde que Donald Trump se retirase unilateralmente del Plan de Acción Integral Conjunto –conocido como 'el acuerdo nuclear'– para poder machacar con sanciones a la República Islámica de Irán, las relaciones entre ambas naciones no han dejado de deteriorarse hasta el punto de llegar a una casi confrontación directa a principios de 2020. La guerra económica contra Teherán y la campaña de máxima presión de Trump, sin embargo, no están cumpliendo sus objetivos.

A nivel interno, el secretario de Estado de los EE.UU., Mike Pompeo, se ha retratado como el belicista que es, redoblando la apuesta por las sanciones y negando el soplo de oxígeno a las víctimas de la pandemia del COVID-19, a pesar de la petición de organizaciones tan poco sospechosas de ser afines al 'Eje de Resistencia' tales como Veterans Against the War,Peace Action o el Center for Constitutional Rights. A nivel externo, las políticas agresivas del gabinete de Trump han sido incapaces de forzar la retirada de Irán de ninguno de sus frentes. Y ahora en Washington, desde su búnker, Donald Trump observa impotente la decadencia de su imperio.

Alberto Rodríguez García, periodista especializado en Oriente Medio, propaganda y terrorismo
Alberto Rodríguez García, periodista especializado en Oriente Medio, propaganda y terrorismo
Irán y Venezuela no tienen ya nada que perder: un nuevo paquete de sanciones, sencillamente, ya apenas cambiaría nada con sus fondos en el extranjero congelados y sin empresas que se atrevan a comerciar con ellos por temor a ser sancionadas

La política de sanciones internacionales para aislar países, hundir sus economías y provocar crisis humanitarias, tan o más crueles que los asedios medievales, tienen sentido cuando no te dedicas a sancionar a medio mundo. Irán y Venezuela lo saben, y por eso, ambos países sancionados, ambos países atravesando una grave crisis, han decidido unirse. Porque no tienen ya nada que perder; un nuevo paquete de sanciones contra Irán y Venezuela, sencillamente, ya apenas cambiaría nada con sus fondos en el extranjero congelados y sin empresas que se atrevan a comerciar con ellos por temor a ser sancionadas.

Irán no tiene dónde vender su petróleo ni su gasolina por las sanciones unilaterales impuestas por la Casa Blanca. Venezuela padece una escasez de gasolina que ha afectado a más de 1.000 estaciones de repostaje, incluyendo a las de Caracas, y su economía está por los suelos. Y ambas naciones mantienen una estrecha relación desde la llegada de Hugo Chávez al poder allá por 1999. Es por ello que han decidido ignorar las sanciones para intentar cubrirse las espaldas mutuamente. Según estimaciones de TankerTrackers.com, Irán ha enviado a Venezuela 1,53 millones de barriles de gasolina y alquilato necesario para refinar petróleo y conseguir más gasolina.

Bajo la excusa de unas supuestas operaciones antinarcotráfico, Estados Unidos ha desplegado una flota en el Caribe y, pese a que quisieron impedir la llegada de buques iraníes con amenazas, estas sirvieron de entre poco y nada: aunque a algunos les duela, no es legal asaltar barcos en aguas internacionales como auténticos piratas. EE.UU. lo ha hecho con anterioridad, pero ahora saben que tal vez no contarían con el apoyo de sus aliados en Europa, más preocupados por los problemas internos que por involucrarse en el aventurismo estadounidense. Un país que impone su modelo intentando derrocar gobiernos, aun siendo incapaz de mantener la estabilidad dentro de sus fronteras, donde disturbios raciales como los que vive tras la muerte de George Floyd son cíclicos y cada vez más comunes en una sociedad completamente rota. Al mundo, sencillamente, cada vez le importa menos lo que deseen los Estados Unidos.

En un despliegue mediático que tenía el objetivo de lanzar un mensaje desafiante a la Casa Blanca, la República Bolivariana de Venezuela recibió –incluso con patrulleras y aviones de combate como escoltas– al primer buque iraní, el Fortune, el 23 de mayo.

Pocos días después, y en un intento de salvar su imagen, 'oficiales de EE.UU.' anunciaron en Fox News que habían detenido a algunos buques iraníes que se dirigían a Venezuela tras amenazarles con –seguro que a estas alturas nadie se lo espera– sanciones. El ridículo, sin embargo, llegó apenas unos días después, cuando el 1 de junio el tanquero Clavel, el último de los cinco petroleros iraníes que transportaban combustible para Venezuela, entraba a las 3:23 am en aguas de la república bolivariana tras el Fortune (23 de mayo), Forest (25 de mayo), Petunia (26 de mayo) y Faxon (28 de mayo).

Alberto Rodríguez García, periodista especializado en Oriente Medio, propaganda y terrorismo
Alberto Rodríguez García, periodista especializado en Oriente Medio, propaganda y terrorismo
Irán y Venezuela han firmado la alianza de las víctimas de las sanciones que, hastiadas, han decidido dejar de estar a la defensiva. Han firmado la alianza de las naciones que han decidido desafiar a un imperio ya en decadencia

Con la gasolina iraní el Gobierno venezolano ha subido el precio del litro de combustible a 5.000 bolívares (apenas 2 céntimos de euro), que se mantendrá subsidiado por 90 días para quienes estén afiliados al Sistema Patria. El combustible iraní también ayudará al Ejecutivo a recuperarse poco a poco del hundimiento de PDVSA por las sanciones y la consiguiente pérdida de compradores, recuperando la producción de petróleo (Venezuela es el país del mundo con más reservas del 'oro negro' aunque no sea el de más calidad) al reconstruir y reactivar las refinerías.

Y así pues, las víctimas pasan a la acción.

Mientras a los voceros de la Casa Blanca solo les queda lanzar soflamas desde twitter o amenazas desde sus apologetas, mientras el 'sheriff del mundo' cada vez tiene más problemas para hacerse notar, el presidente iraní, Hasán Rohaní, se permite dirigirse con total tranquilidad a la Unión Europea para recuperar el Plan Integral de Acción Conjunta o amenazar a EE.UU. con consecuencias si abordan sus buques. Su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, a pesar de que la DEA haya puesto precio a su cabeza, se permite seguir desafiando a Washington; primero anunciando que tiene pensado viajar a Teherán, y después comparando la presión sobre Venezuela por parte de Gobierno estadounidense con el asesinato de George Floyd, sabiendo que este suceso ha despertado una gran tensión social dentro de EEUU.

Mientras el baluarte del capitalismo liberal se dedica a sacar competidores de mercados, decir a sus socios con quién deben y no deben comerciar y amenaza a quienes crean en el libre comercio entre naciones soberanas independiente de sus banderas, Irán y Venezuela han firmado una nueva alianza. Han firmado la alianza de las víctimas de las sanciones que, hastiadas, han decidido dejar de estar a la defensiva. Han firmado la alianza de las naciones que han decidido desafiar a un imperio ya en decadencia.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de RT.