X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/xNE

Terrorismo: ¿regresando a casa?

Publicado: 2 jun 2014 22:57 GMT | Última actualización: 2 jun 2014 23:06 GMT
¿Qué grados de alegría sentirán los pueblos europeos, especialmente alemanes, ingleses y franceses, cuando por seguir de modo indigno las órdenes del Capitán América, civiles indefensos sean asesinados en sus propios países por los terroristas que ellos financiaron?¿Tendrán la valentía de exigir una corte internacional que juzgue a los autores intelectuales de este genocidio?  
 
Causa estremecimiento las últimas fotos extraídas de una avenida en Donetsk donde personas inermes fueron asesinadas por el ejército ucraniano y en cuya cercanía se encuentra una mujer ultrajada; la denuncia de limpieza étnica comienza a ser una verdad peligrosa, corroborada por cincuenta cuerpos quemados cobardemente en Odesa ¿Es este el gobierno que implementarán con miembros de organizaciones terroristas ostentando las insignias de autoridad?
 
Porque la realidad es que la contradicción es irresoluble y terminará siempre en el retorno de los “patriotas del mundo libre” a su hogar. ¿Cómo seguir auspiciando la sevicia de grupos armados en Siria y, a su vez, desear que no retornen a sus lugares de origen si están siendo derrotados?
 
El hecho es que, además del incremento de grupos terroristas en el mundo, una gran parte de ellos y, especialmente los más peligrosos, son auspiciados por gobiernos “democráticos”. Por una parte, la Red House (ex Casa Blanca), junto con potencias europeas y árabes, entregan armamento, logística, tecnología de punta, entrenamiento y legalidad a más de 100.000 terroristas que están en Siria y cuya derrota los está conduciendo a tener que ubicarse en países vecinos o retornar a sus orígenes.
 
Cabe destacar la ineficacia del combate al terrorismo por parte de cuerpos de seguridad, utilizando drones o implementando fuerzas regulares en los países ocupados. El caso de Afganistán es diciente: desde 2001 hay fuerzas desplegadas y actualmente más de 84.000 soldados extranjeros se encuentran allí so pretexto de luchar contra el terrorismo, sin embargo, el país sigue inmerso en la violencia. El presidente Hamid Karzai ha manifestado que la presencia por más de 12 años de las tropas en Afganistán no ha ayudado a Kabul a restaurar ni a mantener la paz y seguridad en el país pese a que derrocó a los talibanes, lo que provocó la muerte de cientos de inocentes afganos, entre ellos mujeres y niños. En esa dirección,  ha conmocionado al mundo, pese a que ha sido ocultado por los Medios occidentales totalmente, que la CIA entrena a militantes de la yihad con el objeto de ingresarlos a Siria para que degüellen gente (lo cual es una parte de su entrenamiento), puesto que está comprobado que esta práctica produce en la población pavor y hace retroceder al enemigo que desee proteger a la población civil. El que aproximadamente tres centenares de mercenarios ucranianos hayan regresado desde Siria para combatir contra su propio pueblo en el sudeste, indica que existe una nueva “conciencia”, invitándolos a vender su fuerza de trabajo militar al mejor postor sin importar el daño causado.
 
Teóricamente explicar el significado del terrorismo y su desviación, pues es infinito en su accionar, con móviles asociados a la fe así como a la falta de cordura, corresponde a grupos conformados por personas que creen en lo que hacen, aunque un gran número es  “enriquecido” por mercenarios o empresas privadas de sicarios-llamadas eufemísticamente Agencias de Seguridad- cuyo papel es proveer combatientes a toda organización que pague por ello. Se conoce que una gran proporción de sus integrantes carecen de vínculos afectivos fuertes, tienen alta decepción de la vida, frustraciones que desean descargarla en otros, agresividad reprimida, y que el límite con la sicosis está en niveles delicados pues tienen tendencias a la sicopatía, es decir, pueden torturar, asesinar, demoler, etcétera, sin remordimiento, característica muy propia de una enfermedad mental.
 
Los terroristas “islámicos” han sido utilizados desde hace décadas para combatir contra gobiernos con legalidad e instaurar administraciones que sean proclives a privatizar dichos países de tal suerte que el objetivo es la entrega de todos sus recursos a las grandes trasnacionales. El caso de Libia es estremecedor pues de una estabilidad económica y política se pasó a una guerra tribal…mientras las empresas ganaban los contratos del petróleo y la reconstrucción. No hay que olvidar que edificar un barrio o una comuna significa miles de millones de dólares, es decir, ganancias pavorosas a costa de la muerte de miles.
 
Reiteradamente desde núcleos serenos en el análisis han advertido a las monarquías árabes y potencias europeas sobre los riesgos de aliarse con grupos  terroristas sólo para llevar adelante las políticas del complejo militar-financiero de Estados Unidos, afectando gravemente su dignidad como naciones con tradición, especialmente Francia, la cual ha sido mancillada por gobiernos de claro corte autoritario y ligado a sectores nacional-socialistas. Su apoyo al golpe de estado en Ucrania y a las masacres causadas por los nazis, además de la escalada agresiva contra las repúblicas independientes del sureste, así lo confirma claramente, sin lugar a dudas.
 
Desde esta columna se ha desarrollado una prospectiva anunciando los hechos por venir y el desencadenamiento de conflictos en grados mayores, a su vez que se ha recalcado la idea de unir la tolerancia dialogante, no exenta de desconfianza en el interlocutor (muchas veces hipócrita o mentiroso), junto a acciones concretas para la paz, es decir, movimientos de ajedrez internacional que puedan detener la escalada de violencia que patrocinan los complejos financiero-militar en el planeta.
 
La medida más inteligente para derrotar el terrorismo es crear en todas las naciones condiciones dignas de vida que permitan la cohesión nacional, posibilitando además convivir en tolerancia a las diversas religiones, descartando la intervención de fuerzas extranjeras en países donde no han sido solicitadas, aunado a la prohibición del financiamiento ni provisión armada de dichos grupos. Gobiernos que no cumplan estas medidas, especialmente aquellos que las deterioran o insisten en entregar el aval a éstos  son los responsables…a cuyo seno regresarán quienes fueron patrocinados.
 
Por ello, la advertencia no deja de ser grave pues dichos combatientes  “por la libertad y el mundo libre”, en la medida que sean expulsados del lugar donde han pernoctado por tiempos que suponen indefinidos, se dirigirán a las naciones de su procedencia o a emplazamientos donde tengan condiciones para subvertir el orden nuevamente. Lo peligroso para quienes los subvencionan es que en la medida que queda en evidencia su vinculación con éstos, tienen que negar su relación fraternal y deben satanizarlos. Así, de hermanos cordiales y amistosos pasan a ser enemigos acérrimos, con el agravante que ahora están armados.
 
Probablemente, y en un lenguaje cifrado como este juego-ciencia lo exige, se debería proponer  que a cada movimiento de injerencia en todo territorio, como por ejemplo Ucrania-debe ocurrir la jugada previsora en tanto sea mínimamente proporcional a la otra. Es decir, si existe un “apoyo” desde fuera otorgada a un gobierno producto de un golpe de estado, también debe entregarse otro similar a quienes representan la legitimidad verdadera y la justicia por sobre una ley que es a todas luces artificial y amañada a los intereses del poder. Es la equivalencia en la justicia militar si es que existiese algún grado de legalidad en iniciar una confrontación.
 
Se sabe con claridad que los complejos transnacionales requieren de una guerra pronta y que Estados Unidos la necesita con urgencia para resolver amplios problemas internos, entre ellos, la grave debilidad económica y la sensación del pueblo respecto a que su país está perdido al permanecer de conflagración en conflagración en el exterior sin preocuparse de su interior. La OTAN y la Alianza alemana-inglesa-francesa no cejarán en la misma intención: el gobierno ilegítimo de Kiev es un objeto comprometido en esta represión absurda que sirve para estimular el negocio.
 
Pese a ello, el mensaje fundamental es el deseo ferviente que sea privilegiada la cordura serena frente a valores que desestiman al ser humano como fuente de vida al privilegiar las riquezas que provienen del capital como el paradigma principal. ¡Que sea la Diplomacia Complementaria de paz, en igualdad de respeto a toda nación independientemente de su capacidad militar o económica, la que prime sobre la Diplomacia Retórica o instrumento sagaz de engaño social! 

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias