X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/60yd

El inicio del gobierno de López Obrador: Iniciativas prioritarias

Publicado: 12 jul 2018 20:19 GMT | Última actualización: 13 jul 2018 12:26 GMT

México tiene una de las transiciones más largas en el mundo ya que pasan cinco meses entre el día de las votaciones y la toma de posesión del presidente electo. Históricamente, este periodo siempre ha sido complicado porque ve disminuir el poder del presidente en funciones mientras que el del presidente electo crece, aunque sin las facultades para poder ejercerlo. La cuestión se complejiza cuando hay no solo una alternancia sino un cambio de régimen. En un acto de responsabilidad, Enrique Peña Nieto y López Obrador se reunieron dos días después de las elecciones para mandar el mensaje de una transición ordenada y disminuir las incertidumbres.

El mensaje fue recibido satisfactoriamente pero también se percibió que el sexenio actual terminó y que ha comenzado el de López Obrador, dando la impresión que Peña Nieto es ya un mero administrador pero que las decisiones importantes ocurren lejos de la todavía residencia oficial de Los Pinos. De hecho, el encuentro se desarrolló en el Palacio Nacional, lugar donde se recibe a mandatarios extranjeros pero que no es el lugar de trabajo cotidiano del presidente en la actualidad. El mensaje y el simbolismo fueron claros.

Iniciativas prioritarias

Ampliamente conocido por desarrollar intensas jornadas de trabajo tanto en campaña como en el gobierno, López Obrador ya ha empezado reuniones con sus colaboradores y funcionarios electos para no perder tiempo en la transición y empezar a cumplir sus promesas de campaña desde ya. Aun sin tomar posesión, podemos decir que el gobierno de López Obrador ya arrancó. Y lo ha hecho fuerte. Lo primero ha sido participar en modificaciones al presupuesto de 2019 que ya refleje las medidas de austeridad prometidas en campaña.

En sus reuniones con diputados y senadores que inician actividades legislativas el 1 de septiembre, tres meses antes de la investidura presidencial, se ha buscado delinear la agenda legislativa con las acciones y leyes que deben ser abordadas y modificarse para que la siguiente administración ya cuente con el sello de López Obrador. Hay que recordar que MORENA, el partido de AMLO, cuenta con la mayoría necesaria en el legislativo para aprobar muchas modificaciones, a excepción de cambios en la Constitución que requieren ser aprobados en los congresos estatales.

Son doce las iniciativas prioritarias que López Obrador busca que se aprueben al principio de la siguiente legislatura. Entre las primeras iniciativas de ley está terminar con fueros y privilegios de los funcionarios, y como el buen juez por su casa empieza, esto incluye que el presidente en funciones pueda ser juzgado por delitos electorales y actos de corrupción (Art. 108). La corrupción, los delitos electorales y el robo de combustible serán considerados delitos graves. También se ha propuesto establecer mecanismos de consulta para la revocación de mandato.

Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.
"Entre las primeras iniciativas de ley está terminar con fueros y privilegios de los funcionarios, y como el buen juez por su casa empieza, esto incluye que el presidente en funciones pueda ser juzgado por delitos electorales y actos de corrupción". Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.

Si la corrupción fue el sello de esta administración, el de la austeridad promete ser el de la siguiente. López Obrador considera impulsar una ley reglamentaria para que ningún funcionario puede ganar más que el Presidente de la República (Art. 127), cuyo salario será la mitad de lo que actualmente percibe Peña Nieto. También se busca llevar a cabo cambios en leyes, reglamentos y decretos para ajustar la estructura administrativa del gobierno al Plan de Austeridad Republicana, que implicará fusionar áreas, eliminar subsecretarías, direcciones y otros organismos, así como reagrupar a servidores públicos sindicalizados. Cabe señalar que estos ajustes son principalmente para los mandos superiores, una burocracia dorada que proliferó en los tres últimos sexenios con títulos de labores muy pomposos pero que duplicaban funciones dentro del gobierno. Los trabajadores de base no se tocarán en lo absoluto según estas iniciativas, al contrario se revisará si es necesario hacer ajustes al salario mínimo, primero en la zona fronteriza con Estados Unidos y luego en el resto del país.

Por su parte, Olga Sánchez Cordero, futura Secretaria de Gobernación (Ministra del Interior) ya ha sugerido dos temas muy importantes y que reflejan, para los que tenían duda, que el de López Obrador será un gobierno que enarbole causas progresistas. Ha sugerido que se extienda a todo el país una Ley de Voluntad Anticipada (no confundir con eutanasia) para que enfermos terminales puedan decidir morir con dignidad. Actualmente dicha ley ya está en vigor en 11 de 32 entidades federativas pero se busca hacerla nacional. También habló sobre un proceso de discusión de despenalización de la marihuana como un primer paso para discutir y reflexionar sobre una ley de amnistía. Este tema es tan importante y diferente a las políticas anteriores que en otro texto lo analizaremos con mayor profundidad.

Política exterior

Pero los mensajes no se quedan al interior del país, ya se siente también el cambio de rumbo en la política exterior. Para empezar, tendrá una visita de cortesía del secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, quien acudirá con Steven Mnuchin (Tesoro), Kirstjen Nielsen (Seguridad Nacional), así como Jared Kushner, yerno y asesor del presidente Donald Trump. La visita se dará en la casa de campaña de AMLO, lejos del protocolo y la fastuosidad que envuelve a los encuentros de este tipo. Todo el equipo de Trump, visitará primero a Peña Nieto pero ha aceptado desplazarse hasta el lugar de trabajo de López Obrador en una muestra de cortesía y respeto, alejada de las condiciones de sumisión que muchas veces aceptó y hasta promovió Peña Nieto. Los temas a tratar seguramente serán el problema migratorio y la renegociación del TLCAN.

Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.
"El presidente saliente ya no tiene el poder del país, es tan solo el encargado de la administración. De manera informal quizá, pero es definitivo que el sexenio de López Obrador ya empezó". Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.

En cuanto a la política con Latinoamérica, cuyos lazos abandonaron los gobiernos pasados, ya se habla de profundizar las relaciones comerciales y relanzar los mecanismos de cooperación para el desarrollo ya existentes como la Alianza del Pacífico. En cuanto a situaciones delicadas en nuestro continente, caso concreto la relación con Venezuela, se habla de respetar los principios de no intervención y respeto a la autodeterminación de las naciones. Esto caracterizó a la política exterior mexicana por décadas pero en las últimas administraciones se mostraron ciertas actitudes injerencistas que buscaban hacerle eco a las políticas estadounidenses. Hay un golpe de timón en este punto con el nuevo gobierno.

Apenas han pasado diez días de la elección de López Obrador y ya se perciben muchos cambios en el estilo personal de gobernar. Ningún presidente de ninguna parte del mundo puede cambiar la realidad de país en una semana. Pero si se pueden mandar las señales y promover las iniciativas legales que muestren, tanto al interior como al exterior, que el cambio de régimen está en marcha y que las transformaciones serán de fondo y no solo cambios cosméticos como en el pasado.

A cinco meses de tomar posesión como presidente, ya López Obrador controla la agenda nacional y articula a su alrededor como cabeza del ejecutivo. Lo que había sucedido paulatinamente en cambios de sexenio anteriores, hoy se ha acelerado profundamente: el presidente saliente ya no tiene el poder del país, es tan solo el encargado de la administración. De manera informal quizá, pero es definitivo que el sexenio de López Obrador ya empezó.

@BuenrostrJavier

Etiquetas:

Artículos anteriores de experto

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies