Opinión

Opinión

María Ibáñez y Jesús Jiménez

Una visión de la actualidad desde un punto de vista psicológico, aportando vías de solución a los conflictos, desde lo personal hacia lo social.
Errores como el nacionalismo y la xenofobia tienen un origen psicológico común: resolverlo es necesario para el bienestar social e individual. A veces la pertenencia a un grupo, sea una raza, una cultura o una nación se vuelve más importante que el respeto a los demás o a la vida. ¿Por qué?. En esta ocasión, desde el parque nacional de los Pirineos, en Aquitania, Francia.
Las dificultades económicas, una pobre organización política, infraestructuras insuficientes, dificultades en el acceso a las nuevas tecnologías, a la educación o a la asistencia sanitaria... Hay muchos factores externos que pueden provocar sufrimiento en la vida de una persona. Y , además de hacer lo posible por mejorar estas circunstancias, mientras se consiguen los cambios, se puede aprender a no sufrir con la situación.
En su programa Sabiduría para Vivir, nos explican que “todos los seres humanos, aunque diferentes, somos igual de valiosos”. Por tanto, la comparación de unos con otros es innecesaria y perjudicial para la mente. Los sentimientos de inferioridad y superioridad, habituales en la vida cotidiana, producen sufrimiento y son algo a resolver. En esta ocasión frente al Palacio Real en la Plaza de Oriente de Madrid, España.
Está muy extendida la idea de que no existe una realidad o verdad, sino que "cada uno tiene su propia verdad", que todo es relativo. Esto supondría que hay tantas verdades como personas, es decir, que cada uno viviría en su propio mundo.
En última instancia, el origen de los conflictos sociales está en las relaciones que los individuos mantienen entre sí, es decir, en los conflictos personales.
El viento que llegaba desde la Antártida era muy frío, y a pesar de ello nadie se iba de la pedregosa costa. En la gran bahía de Hermanus, en la costa sur de Sudáfrica, contemplábamos cómo se aproximaban las ballenas francas, con sus cerca de 80 toneladas
Para actuar de forma beneficiosa y satisfactoria, los aspectos emocionales son tan importantes como los racionales y ambos deben estar ordenados y equilibrados.
Para solucionar los conflictos, es fundamental estar abierto a entender, y para ello uno de los principales obstáculos es el miedo a sentirse torpes, por ejemplo cuando no preguntan por temor a hacer el ridículo, a que les consideren ignorantes. Es muy importante resolver ese temor, pues la mente tiene que partir de ese estado de 'no saber' para entender cosas nuevas.
Habíamos expuesto el cuerpo central de la conferencia y la abarrotada sala estaba en completo silencio. ¿Entendían lo que estábamos diciendo? El sonoro silencio nos hacía dudar, y volvimos a exponerlo desde otro punto de vista.
Hablaba entrecortadamente, tratando de contener la emoción. Siempre había querido dar una imagen de fortaleza ante los demás. Y ahora ya no podía.
Hoy viene Gema, aquejada de depresión, uno de los denominados trastornos del estado de ánimo. En la actualidad, el trastorno psicológico más frecuente en el mundo.