X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/58f2

Testimonio de un menor venezolano encapuchado: "Me inicié en las guarimbas bajo amenaza"

Publicado: 12 jul 2017 20:43 GMT

Menores de edad son captados y obligados por opositores para actuar en grupos de choque, mientras dirigentes antichavistas ordenan ataques a los uniformados, revela esta declaración ofrecida a las autoridades.

Testimonio de un menor venezolano encapuchado: "Me inicié en las guarimbas bajo amenaza"
Carlos Garcia Rawlins / Reuters
Síguenos en Facebook

La oposición mantiene los focos de violencia en Venezuela a través de grupos de jóvenes que son utilizados para enfrentar a las fuerzas del orden, y cuyo objetivo según sus líderes políticos es generar "ingobernabilidad", una fase necesaria antes de la intervención extranjera.

Muchos de ellos, incluyendo menores de edad, son captados en colegios públicos de barrios pobres de Caracas. Abundan las denuncias que aseguran que muchos de estos jóvenes reciben pagos, en moneda nacional y extranjera, por su participación en las protestas, protestas que sobrepasan ya los tres meses y las cien personas fallecidas.

RT tuvo acceso al testimonio de un menor de edad que participó en las llamadas guarimbas bajo amenaza y que, luego de asistir a varias manifestaciones violentas, su familia lo presentó a las autoridades para poder proteger su vida.

Carlos (nombre ficticio) se encuentra en un proceso judicial, por lo no es posible revelar su identidad real. Aquí presentamos su testimonio.

Captado

Transcurría la segunda quincena de abril y el ambiente se enrarecía al este de Caracas. Anunciada la guarimba, Carlos salió del colegio cerca de las 10:30 de la mañana. Un compañero lo invitó junto con su hermano a la Plaza Altamira con la excusa de presentarle a unos 'panas'.

"Cuando llegamos, todos estaban encapuchados. Saludaron al amigo y nos llevaron a conocer a una señora que todos le decían 'Jefa'. Era rubia, y tenía puesta una camiseta de esas de 'Libertad para Leopoldo'. Ella estaba sentada con unas bolsas negras alrededor. Nos dijo que nos quedáramos, que nos darían máscaras, comidas, dulces y otras cosas".

El amigo que los invitó dijo que no podía quedarse porque su mamá lo estaba esperando. 'La Jefa'  puso cara de desaprobación, hizo una seña y varios encapuchados rodearon a los tres amigos y uno de ellos lanzó una amenaza: "Vana participar por las buenas o por las malas".

La primera guarimba

Carlos, su hermano y el amigo fueron despojados de sus morrales escolares, los fotografiaron y amenazaron con golpearlos si se marchaban.

Luego de ficharlos, los condujeron a una habitación en los sótanos de la plaza que servía de almacén a los guarimberos.

"Ahí estaban varios chamos con armas, había bombas de pinturas con clavos, otro chamo tenía un arpón sin cuerda. Vi muchas resorteras para tirar piedras y metras [canicas], silbatos para perros, un dron con cámara y un muchacho que caminaba con una cadena grande prendida en fuego. Yo me asusté mucho y solo quería irme de ahí".

Perono sería tarea fácil. Carlos y sus acompañantes recibieron pañuelos para taparse el rostro y luego los condujeron a una concentración que marcharía hasta Chacaíto (zona limítrofe entre el Distrito Capital y el municipio de Chacao).

Recibieron varias bombas molotov para ser lanzadas a la Policía cuando se les indicara.

"Como éramos nuevos, nos tenían vigilados. Me di cuenta cuando me acerqué a mi hermano y al chamo que nos invitó para decirle que nos marcháramos. Entonces llegaron cuatro encapuchados, nos empujaron y nos gritaron que 'no nos íbamos de esa mierda'. A la fuerza nos volvieron a poner los escudos y al rato estábamos asfixiados por las bombas lacrimógenas".

Carlos y su amigo debieron ser auxiliados por unos paramédicos, debido al efecto del gas lacrimógeno.

"En ese momento aproveché para pedir un teléfono. Llamé a mi mamá y le conté lo que me estaba pasando".

La madre, asustada, le pidió que escapara, que corriera hasta el Centro Comercial Chacaíto, pero los mismos paramédicos los condujeron a un edificio en construcción donde 'la Jefa' estaba a buen resguardo y allí le dio agua, torta y galletas.

Mientras comían, observaron que una avanzada de guarimberos lanzaba objetos a la Guardia Nacional y "fue cuando aproveché de correr con mi hermano hasta la estación del metro y pudimos escaparnos a nuestra casa". Eran las 16:30 de la tarde, aproximadamente.

Estructura (para)militar

Carlos, influenciado por un amigo, volvería una segunda vez a la guarimba y aunque se burlaron de él por haber escapado, ya no era el nuevo.

"A nosotros nos llamaban por otros nombres, dándonos seudónimos. Nos indicaron a qué grupo íbamos a pertenecer: el grupo A o B. Yo era del grupo B".

Cada cual tiene una tarea y una función en la guarimba al momento de enfrentarse a los uniformados.

"Si eres escudero o máscara, vas de primero. Si te dan bombas, vas de segundo. Si te toca pintura, vas de tercero".

Las órdenes son impartidas por personas que tienen liderazgo. Los que participaron en las guarimbas violentas del año 2014 tienen mayor rango.

"Las personas famosas como Freddy Guevara, son los que dicen quiénes van de primero. Los segundos llevan además piedras para darle a los guardias y agua para meter las bombas lacrimógenas. Hay un grupo de diputados: Guevara, Pizarro, María Corina, que son los que comienzan y ordenan el inicio del desastre. Después se resguardan en un edificio para que los rescaten".

Carlos confesó que antes de cada guarimba se les "aconseja" armarse con "cuchillos", u otros objetos para defenderse.

Rituales

Nada queda al azar en una guarimba. Antes de iniciar la batalla contra la Policía o la Guardia Nacional, los forman para cantar el himno nacional, luego se imparten "las instrucciones usando imágenes de Google Maps para indicarnos dónde están los piquetes" de las fuerzas del orden.

Una vez impartidas las instrucciones, aparecen unos señores en motos de alta cilindrada y en vehículos último modelo, pero "también encapuchados" que bajan bolsas negras y se van.

Logística de combate

Los encargados de la logística reparten escudos, cascos, pañuelos, biblias, envases de agua mezclada con un líquido (que no identificó) y alambres para barricadas.

También se distribuyen "morteros caseros cargados con 'saltaperico' [fuegos artificiales], cohetones, metras [canicas], entre otras cosas. Uno de esos morteros, que mató al muchacho en Chacao, se lo dieron en la marcha. Él no lo llevó, se lo dieron ahí y no lo supo manipular".

De igual forma, se reparten cascos con cámaras Go Pro, armas caseras, bombas molotov con 'diablo rojo' (potente agente químico diseñado como destapador de cañerías) y escudos que se botan cuando termina la protesta.

"A veces entregan naranjas con clavos para espichar [desinflar] los cauchos [neumáticos] de las patrullas y pelotas de golf para lanzar con resorteras".

Carlos cree que esa logística es financiada desde "otros países", porque en el último 'platón' convocado en la avenida Francisco Fajardo, distribuyeron "ropa de marca como Nike, bolsos caros con máscaras de gas, bolsos llenos de galletas Chips Ahoy!, bandejas con tortillas, pasticho [lasaña], arepas rellenas con jamón de pierna, queso y mantequilla, cambures [bananos] y cajas de chocolate. Ni siquiera hay que llevar las bombas molotov, porque te las dan".

Protestas armadas

Aunque los dirigentes opositores declaran que su lucha es pacífica, Carlos observó lo contrario.

"Decirle que no hay gente armada, es como decir que Caracas es la ciudad más segura del mundo. A las guarimbas van personas armadas".

A Carlos nadie lo obligó a drogarse en una de esas guarimbas, pero hay otros que "si consumen y se las dan".

Miedo

Cuando mira las guarimbas a la distancia, Carlos no logra precisar si sintió miedo alguna vez.

"Uno llega con los compañeros y hay mucha adrenalina. Los adultos que están detrás te dan ánimo".

Además, les ofrecen "garantías", que pretenden mantener a los jóvenes en los escenarios violentos.

"En una de esas protestas se me acercó una abogada y me dio una tarjeta. Nos dijo que si los guardias nos agarraban, ella nos defendería".

Carlos lamenta los sufrimientos de su madre cuando se enteró que él estaba en esos enfrentamientos con la Guardia y la Policía.

"Sabe algo, yo no me siento orgulloso de eso, porque le hice pasar pena y angustia a mi madre. No es nada bueno que le digan a mi madre: tu hijo es un guarimbero. Pero sí hay otros de los que están involucrados que son muy violentos. Algunos me decían '¿gafo, tú cómo que estás con la revolución?'".

Ernesto J. Navarro

Etiquetas:

Últimas noticias