Actualidad

La crisis de abasto de gasolina que abre el debate sobre la movilidad en México

Publicado:
Expertos medioambientales plantean la oportunidad de repensar la movilidad y la inversión para transitar del uso de combustibles fósiles a energías renovables.
La crisis de abasto de gasolina que abre el debate sobre la movilidad en México

A poco más de tres semanas de que el Gobierno de México iniciara un plan para combatir el robo de hidrocarburos, que representaba pérdidas por 65.000 millones de pesos (3.412 millones de dólares) al año y que ha afectado el abasto de combustible en al menos ocho estado del país, han comenzado a disminuir las largas filas y la espera en las estaciones de carga. 

Sin embargo, el clima de polarización que la medida ha provocado entre especialistas, académicos y la sociedad mexicana en general, no ha cesado. Para algunos analistas, el plan estuvo mal implementado. Para otros, esta crisis debe traducirse en una coyuntura para repensar la movilidad en las ciudades y transitar hacia el uso de combustibles no fósiles.

"Un ensayo dulce"

Se estima que solo habrá petróleo convencional por 30 años más, gas natural por 40, uranio por 80 y carbón por dos siglos más, advierte la doctora Aleida Azamar Alonso, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), durante la 'Primera Conferencia Norte-Sur de Descrecimiento'.

Para la activista ambiental Areli Carreón, las largas filas de automovilistas y personas con bidones en la espera de comprar gasolina han sido "un ensayo del futuro, un ensayo dulce", ante el hecho "incontrovertible de que el petróleo se va a agotar" y de la dependencia que de él se tiene.

Areli Carreón
Areli Carreón
"Debemos enfocarnos en qué vamos a hacer ante esta dependencia absoluta hacia los combustibles fósiles en un entorno global en donde sabemos, es un hecho incontrovertido, que se va a agotar ese petróleo".

"A todo mundo nos ha puesto a pensar, necesariamente, cómo es que dependemos tanto de la gasolina para tantas cosas. Varias organizaciones y personas dedicadas al tema ambiental hemos tratado de elevar la discusión no al cómo se está haciendo la estrategia contra el robo, sino a enfocarnos en ver qué va a pasar o qué vamos a hacer ante esta dependencia absoluta hacia los combustibles fósiles, en un entorno global en donde sabemos, es un hecho incontrovertido, que se va a agotar ese petróleo o que su costo se elevará a un punto tal en que no podamos seguir utilizándolo como principal combustible cotidiano", apunta.

El 27 de diciembre, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció una nueva estrategia contra el 'huachicoleo' (como se le conoce al robo de combustible en el país), con la cual se desplegaron 4.000 elementos de las Fuerzas Armadas en 58 instalaciones estratégicas de Petróleos Mexicanos (Pemex), se habilitó una línea telefónica para denuncias y se emprendió una investigación sobre la presunta complicidad de los funcionarios de la empresa estatal, que estarían relacionados en 80 % de los casos de robo de gasolina.

Carlos Samayoa.
Carlos Samayoa.
"En algún momento, tenemos que transitar del uso de combustibles fósiles a energías limpias".

Asimismo, Carlos Samayoa, responsable de los temas de movilidad de Greenpeace México, ve en la crisis de abasto de combustible la oportunidad de pensar en un futuro cercano. "En algún momento, tenemos que transitar del uso de combustibles fósiles a energías limpias, la prioridad que debe tener el desarrollo de vehículos eléctricos, por ejemplo, el desarrollo del transporte público en todo el país, que hasta el momento ha dejado mucho que desear".

Hasta octubre de 2018, en México se habían vendido 1.614 vehículos híbridos y eléctricos, con base en información recopilada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), en el país hay más de 900 cargadores públicos para vehículos eléctricos y en la Ciudad de México son más de 125 los puntos de carga, mientras que hay alrededor de 500 estaciones de carga de gasolina.

Una medida polémica en una sociedad polarizada

El plan contra el robo de combustible emprendido por López Obrador, que afectó el abasto principalmente en el Estado de México, Hidalgo, Ciudad de México, Michoacán, Jalisco, Tamaulipas, Oaxaca, Guanajuato y Quéretaro, ha enconado a un sector de la población, sin embargo, encuestas realizadas por periódicos de circulación nacional apuntan a que la estrategia es bien vista por una mayoría.

Para Érick López, creador de la iniciativa #YoTeCuido y de la cuenta @bicimanager, la discusión se ha sobredimensionado en redes sociales: "la polarización que quedó de la elección presidencial del año pasado sigue sintiéndose, pero si le preguntas a la gente en la calle, a tus compañeros de trabajo, si fueron afectados, no, porque el 80% de las personas se mueven en transporte público, caminando o en bicicleta, y es falso que no haya gasolina, solo se está tardando el abastecimiento", sostiene.

Para Carreón, quien además es creadora de la organización de ciclismo urbano Bicitekas, el tema ha despertado pasiones, pese a que los datos indican que, a nivel nacional, las personas que dependen de la gasolina para su movilidad cotidiana, son una minoría. "Realmente en el país se camina, se pedalea, se ocupa principalmente el transporte público, mucho más que ninguna otra forma de movilidad."



"Esta situación se hace más compleja, porque hay un nivel de debate público muy enconado de una minoría, que básicamente no tenía ningún conflicto con las administraciones anteriores y que, ahora, se siente amenazada por una nueva Administración. Se discuten cosas absurdas como 'ya somos Venezuela', como que este es el principio de la dictadura en México, que nos van a empezar a racionalizar todo. Unos cuantos están aprovechando este entorno de descontento para exacerbar miedos y angustias infundadas. Yo no vi, por ejemplo, mensajes de esta calidad cuando nos faltó el agua a todos (en alusión al megarecorte de agua que afrontó Ciudad de México en octubre y noviembre de 2018), no había mensajes apocalípticos y todos lo superamos lo mejor posible", destaca la activista.

Para el experto de Greenpeace, el mensaje va en dos sentidos: la gente no se quiere 'bajar' del auto, pero tampoco se están generando opciones de movilidad competitivas.

"La gente no se quiere bajar del vehículo. Si vemos filas de horas de espera afuera de las estaciones de servicio es porque la gente está negada a usar otras alternativas o, simplemente, porque no le son viables. El mensaje claro es que no se están generando las alternativas", manifiesta.

Así se mueve Ciudad de México

En el área metropolitana conformada por Ciudad de México y 60 municipios del Estado de México se realizan 34,56 millones de viajes al día, de ellos, 11,15 millones son caminando, 15,57 millones en transporte público y 6,6 millones en auto privado.

"Los fondos públicos que se destinan al transporte público siguen siendo muy bajos, si tomamos en cuenta que el 80% de la inversión se destina a infraestructura para los automóviles. Además de la baja inversión pública, lo que vemos son redes de transporte mal articuladas, que no tienen conexión, están faltas de calidad, esto hace que no sea un verdadero incentivo para que la gente deje de usar el automóvil", destaca Samayoa.

Este año, el Gobierno de Ciudad de México invertirá 10.200 millones de pesos (537 millones de dólares) en el Sistema de Transporte Colectivo; parte de la inversión se destinará a implementar un sistema GPS en microbuses, además de 2.000 millones de pesos (105 millones de dólares) para dar mantenimiento a 101 trenes del Metro, que actualmente están fuera de servicio; 100 millones (5 millones de dólares) a la creación de ciclovías y el mismo monto para el transporte eléctrico.

"Necesitamos lograr que las condiciones para caminar, para andar en bici y transporte público sean las idóneas, y no refugiarnos en las soluciones privadas, que es el automóvil, y que se conviertan en problemas públicos, porque la congestión, la contaminación, el ruido y la dependencia es colectiva y todos lo pagamos (…) Llevamos 60 años de hacer la ciudad para los autos y nos va a tomar otros 60, bueno nos quedan 12 años efectivos, de acuerdo con el Panel Internacional sobre el Cambio Climático, para lograr reducir la quema de combustibles fósiles y la emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, para realmente evitar los peores efectos del calentamiento global", expone Carreón.

El daño al ambiente y a la salud

En sus perspectivas para 2050, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estima que la contaminación del aire se convertirá en la principal causa ambiental de mortalidad prematura en el mundo.

"Habría que tomar en cuenta que el 70% de contaminantes a la atmósfera provienen de fuentes vehiculares, lo que significa un detrimento en la calidad del aire y, por ende, en la salud de la población. Son 577.000 millones de pesos (30.349 millones de dólares), aproximadamente, tanto en afectaciones económicas como a la salud, las que provoca la mala calidad del aire; si los sumas, representa del 3,2% del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Eso nos coloca en la necesidad urgente de atender estos temas", resalta el experto de Greenpeace.

Samayoa lamenta que en la Administración de López Obrador se siga discutiendo "sobre cómo producir combustibles al menor precio". Para él, el debate debe centrarse en "metas ambiciosas"como la consolidación de una "transición energética de largo alcance, que incluya desde el desarrollo de energías limpias hasta el uso de vehículos automotores que no consuman gasolina".


En septiembre de 2018, López Obrador anunció que ante la caída de la producción petrolera, la prioridad de su gobierno sería impulsarla mediante un plan de inversión adicional de 70.000 millones de pesos (3.642 millones de dólares) en Petróleos Mexicanos, así como la construcción de una refinería en Dos Bocas, Tabasco, con una inversión de 155.000 millones de pesos (8.055 millones de dólares).

Por otro lado, el análisis 'Las actividades extractivas en México: minería e hidrocarburos hacia el fin del sexenio', da cuenta que el territorio destinado o en vías de destinarse a la exploración y extracción de hidrocarburos abarca 11 ecorregiones marinas y 48 ecorregiones terrestres, distribuidas en diez estado y el Golfo de México.

"Este territorio tan diverso, de ninguna manera se encuentra deshabitado; según los datos más recientes del Censo de Población y Vivienda (INEGI, 2011), poco más de 6 millones de personas habitan estas áreas y, desde luego ahí tienen sus medios de sustento y los ecosistemas que les proveen de servicios ambientales. Sin embargo, de acuerdo con la Ley de Hidrocarburos, la exploración y extracción de los combustibles fósiles tienen preferencia sobre cualquier otra actividad o uso del territorio", se lee en el documento.

En diciembre pasado, por ejemplo, el Gobierno federal dio a conocer la elaboración de dos nuevos tipos de contrato para el desarrollo de infraestructura marina y perforación de pozos petroleros, durante la presentación del plan nacional de hidrocarburos, en Ciudad del Carmen, en el estado de Campeche.


La investigadora Azamar Alonso también advierte que la "generación de riqueza por la vía del extractivismo y la sobreexplotación de recursos, además de graves desequilibrios medioambientales, acarrea violencia excesiva, desplazamientos forzosos, ocupación territorial y, por ende, mayor desigualdad social en el mundo".

Una iniciativa ante la crisis

"Los automovilistas siempre han hecho mucho ruido, no solo ahorita, y se ha polarizado el tema del abasto de gasolina en las redes sociales", apunta Erick López, quien el 11 de enero lanzó en redes sociales la iniciativa #YoTeCuido.

El objetivo es que ciclistas experimentados den acompañamiento en su ruta a quienes deseen comenzar a usar la bicicleta, como una opción de movilidad ante la crisis del abasto de combustible, no solo en Ciudad de México, sino en todo el país.

"Cuando llegó el desabasto de gasolina a Ciudad de México y empezamos a ver las largas filas en las estaciones de servicio, muchos ciclistas comenzaron a burlarse en redes sociales, alardeando que no les afectaba el problema y los automovilistas se enojaban; la polarización también se estaba incrementando y para reducir un poco esto, se me ocurrió una forma de ayudar que fue: te enseño y ayudo a llegar en bici a tu destino", explica el administrador de la cuenta @bicimanager, donde se inició la iniciativa que ya está siendo replicada por diversos ciclistas en todo el país.

#YoTeCuido busca transformarse en una iniciativa permanente, en la que los ciclistas compartan sus rutas cotidianas para viajar junto a quienes estén en el proceso de hacer de la bicicleta su medio de transporte habitual.

"Algo que también se evidencia es la dependencia que tenemos a los combustibles, debemos intentar diferentes medios de transporte. Estamos viendo si podemos hacer la iniciativa permanente con los ciclistas que participaron y una página de internet con las rutas que tenemos normalmente", concluye.

Prepararse para el porvenir

"Esto es una oportunidad para adaptarnos a un futuro que, incontrovertidamente, será de escasez, es una oportunidad para hacernos las preguntas realmente importantes, el debate nodal es cómo nos vamos a preparar, qué inversiones vamos a hacer, cuál es la política pública alrededor de las energías renovables y cómo los ciudadanos construimos a eso. Tomar decisiones hoy para que, en 30 años que esto sea un hecho, no nos agarre con los dedos en la puerta", insiste Carreón.

Greenpeace exhorta, por su parte, a que el Gobierno se comprometa con objetivos alcanzables en cuanto a garantizar mayores inversiones anuales en sistemas de transporte público, con prioridad en sistemas de cero emisiones, así como en metas bien delimitadas en cuanto a transición energética y reducción de emisiones contaminantes.

Paola Morales

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT