Actualidad

Las avanzadas defensas y aviones rusos que protegen la base de Jmeimim y permiten la lucha antiterrorista en Siria

Publicado:
Los militares rusos mantienen una colección de numerosos drones caseros que han tratado sin éxito de vulnerar las defensas aéreas rusas en el país árabe.

Este viernes Irak aprobó la reapertura de la frontera con Siria tras cinco años de cierra debido a la ocupación de los radicales. Anteriormente, el 13 de septiembre, las autoridades rusas habían anunciado que la guerra en Siria está llegando a su fin y el país vuelve a la normalidad.

No obstante, la huella extremista que han dejado grupos como el Estado Islámico o Al Qaeda es difícil de borrar, y los terroristas continúan controlando ciertas regiones sirias, aunque el área que ocupan es pequeña y sus ataques se vuelven cada vez menos frecuentes.

En sus últimos intentos por perpetrar el terrorismo, los radicales han recurrido al uso de drones de fabricación casera contra instalaciones militares de Rusia. Según el Ministerio de Defensa ruso, en los dos últimos años se han derribado 118 aeronaves no tripuladas en ataques de los extremistas contra la base aérea en Jmeimim, el último de ellos registrado el 3 de septiembre.

Esta base aérea rusa, ubicada en el noroeste de Siria, cuenta con un sólido escudo de protección que incluye los sistemas Pántsir-S, diseñados para derribar objetivos entre los 15 metros y los 15 kilómetros de altura —entre ellos drones—; los Tor-M2, con un alcance entre los 2.000 metros y los 12 kilómetros; y los S-400, con un rango superior a los 400 kilómetros.

Este aeródromo se encuentra en constante mejora, con la adición de hangares y otras instalaciones cada año. Estas albergan diversas aeronaves rusas, entre ellas los cazas Su-35 —entre los mejores a nivel mundial—, los Su-24, los Su-34 y varios helicópteros que efectúan vuelos de entrenamiento e instrucción, reconocimiento y protección contra ofensivas.

La base marítima de Tartús, al sur de Jmeimim, también ha sido clave en el apoyo de las fuerzas rusas a la lucha antiterrorista del Ejército de Siria. Se trata de la única base rusa en el Mediterráneo, y el único puerto militar que posee ese país fuera de sus fronteras. Es en este lugar donde se recibieron a gran escala suministros para las fuerzas rusas, así como personal militar y sistemas de armas como los S-400.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT