Actualidad

EE.UU. retira sus tropas de la frontera sirio-turca: ¿qué sucede ahora?

Publicado:
La reputación de Washington podría caer tras utilizar a los kurdos como un instrumento geopolítico y luego abandonarlos, afirman los expertos.
EE.UU. retira sus tropas de la frontera sirio-turca: ¿qué sucede ahora?

EE.UU. inició la retirada de las tropas que ha tenido desplegadas en el noreste de Siria, como antesala para una anunciada operación militar de Turquía contra las fuerzas kurdas en esa región. Según la Casa Blanca, se trata de entre 50 y 100 militares estadounidenses que serían transportados a otras bases dentro de Siria.

El país norteamericano ha mantenido presencia militar terrestre en la nación árabe por más de dos años, sin contar a cientos de soldados de fuerzas especiales que con anterioridad fueron desplegados para entrenar a las así llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS).

La Administración del presidente Donald Trump había asegurado ya en diciembre de 2018 que retiraría sus cerca de 2.000 soldados de Siria, una promesa que a la fecha no ha sido concretada.

"No está en los intereses de EE.UU."

Sin embargo, se cree que desde ese entonces Ankara ha negociado con Washington sobre el futuro de la zona fronteriza turco-siria. En agosto del presente año, el ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, afirmó que un centro conjunto de coordinación turco-estadounidense había empezado a trabajar en Siria, y el 8 de septiembre militares turcos y estadounidenses comenzaron a realizar patrullajes conjuntos en las zonas fronterizas.

Al respecto, el politólogo Yuri Maváshev, director del Centro de Investigación de la Turquía Moderna, considera que Washington decidió retirar las tropas de varias regiones sirias bajo presiones de Ankara.

"Una confrontación con Turquía no está en los intereses de EE.UU., especialmente en un momento en que esto se puede evitar", indicó Maváshev a RT, y aclaró que eso no significa la retirada final de las tropas estadounidenses de Siria. "Se trata solo del territorio en el que Turquía planea llevar a cabo una operación militar terrestre", explicó.

"No se quedarán de brazos cruzados"

Desde finales del año pasado, el mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, ha hablado de planes para lanzar una operación militar unilateral en el norte de Siria contra las FDS, conformadas por unos 60.000 combatientes.

Una parte integral de esas fuerzas corresponde a las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo). Turquía considera a las YPG un grupo terrorista y una extensión del Partido de los Trabajadores del Kurdistán turco, también calificado como organización terrorista por Ankara.

Semanas atrás, Erdogan manifestó su intención de crear un corredor de seguridad de 30 kilómetros de ancho en el norte del país árabe, donde, según dijo, se podrían reasentar entre uno y dos millones de refugiados sirios tras el desalojo de los combatientes.

Maváshev considera posible crear una zona de amortiguación, pero considera que las tropas turcas podrían verse impedidas de avanzar toda esa distancia al interior de Siria, puesto que "los kurdos tampoco se quedarán de brazos cruzados".

"Error estratégico"

Las fuerzas kurdas han tachado de "puñalada por la espalda" la retirada de los soldados norteamericanos, pero esta no es la primera vez que el Pentágono deja de lado a sus aliados en la campaña siria.

A principios de 2018, EE.UU. no hizo nada en apoyo a las FDS durante la operación 'Rama de olivo' de las fuerzas turcas, en la que fueron expulsados los kurdos del área de Afrín, y para mediados de ese año había dejado de prestar apoyo al Ejército Libre Sirio en el sur del país.

Para el politólogo Viacheslav Matúzov, presidente de la Sociedad de Amistad y Cooperación Empresarial con los Países Árabes, depender de Washington se ha convertido en un "error estratégico" para el liderazgo de los kurdos sirios.

"Los kurdos tenían la vana ilusión de que los estadounidenses se mantendrían al final y sacrificarían sus intereses nacionales", indicó Matúzov a RT en ruso. "Se negaron a cooperar con las autoridades sirias y con Rusia, y ahora tendrán que enfrentar las consecuencias de tal decisión", añadió.

Maváshev, por su parte, concuerda en que para los kurdos "ha llegado la hora de pagar las consecuencias" de su orientación unilateral hacia Washington, y agrega que la decisión del país norteamericano afectará su propia reputación.

"EE.UU. continuará siendo percibido como un jugador importante, cuya opinión no puede ser ignorada", indicó. "Sin embargo, por otro lado, todos los países de la región sabrán que EE.UU. es extremadamente poco confiable", concluyó.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT