Actualidad

Heredera de un magnate de la industria textil quería un busto más impresionante y murió en el quirófano

Publicado:
A esta mujer de 34 años la durmieron sin la presencia de un anestesista y entró en coma durante la operación.
Heredera de un magnate de la industria textil quería un busto más impresionante y murió en el quirófano

Bonnie Evita Law, nieta del magnate de la industria textil Law Ting-pong que fundó la cadena de ropa Bossini en Hong Kong, murió tras someterse a varias cirugías plásticas en una clínica de Seúl (Corea del Sur) poco antes de cumplir 35 años.

El 21 de enero, esa mujer superó con éxito un estiramiento facial, pero una semana después no corrió la misma suerte cuando le realizaron liposucciones en los brazos y la parte superior de la pelvis para reubicar esa grasa en sus pechos.

Durante la segunda intervención surgieron graves complicaciones: la paciente entró en coma y la trasladaron de urgencia a un hospital, donde los médicos constataron su fallecimiento.

"Negligencia grave, avaricia e incompetencia"

La noticia sobre este deceso se conoció en ese momento, pero la identidad de la víctima solo se supo cuando el viudo de esa mujer desveló los hechos al periódico South China Morning Post el pasado 4 de marzo.

Danny Chi, con quien Bonnie Evita Law estuvo casada durante 10 años y tuvo un hijo, declaró que demandará a la clínica donde intervinieron a su esposa y a los dos médicos y la asistente que la atendieron por homicidio involuntario y falsificación de documentación prequirúrgica.

Este hombre sostuvo que la muerte de su cónyuge se debió a "negligencia grave, avaricia e incompetencia" de esas personas en la denuncia que presentó ante un tribunal de Hong Kong (China).

¿Qué salió mal?

Antes de la operación fatal, en la que no hubo anestesiólogos, el cirujano asistente administró a Law el anestésico propofol y un fuerte cóctel de sedantes, pero la paciente sufrió dolores intensos cuando comenzó intervención. Durante el proceso se movió y tuvo contracciones, así que el cirujano responsable pidió a su ayudante en dos ocasiones que le administrara una mezcla de ketamina y midazolam.

Cuando empezaron a quitarle grasa del brazo izquierdo, el nivel de oxígeno en sangre de la intervenida cayó hasta casi un 80 % —la saturación mínima antes de sufrir hipoxemia es el 90 %—, su cara palideció y sus labios se azularon. Al llegar la ambulancia, corría sangre de la boca y nariz de la mujer durante los intentos de reanimación y una hora después certificaron su muerte.

La autopsia del cadáver determinará la causa exacta de este fallecimiento, pero se estima que la Policía de Corea del Sur no publicará los resultados antes de abril. Por su parte, los familiares de la fallecida sospechan que sufrió una reacción alérgica a los fármacos y señalan al personal de la clínica por no haberle realizado ninguna prueba de intolerancia a medicamentos antes de la intervención.

Finalmente, los parientes de Bonnie Evita Law insisten en que no firmó ciertos documentos sobre los riesgos de la intervención, sino que los empleados de la clínica falsificaron los papeles correspondientes después de que muriera, y condenan que durante la operación no la atendiera un anestesista.

"Sedantes inadecuados o excesivos"

El presidente de la Sociedad de Cirujanos Plásticos, Reconstructivos y Estéticos de Hong Kong, Ho Chiu-ming, sospecha que la muerte de esta mujer pudo estar relacionada con los procesos anestésicos, debido a que los sedantes "inadecuados o excesivos" pueden "causar la obstrucción de las vías respiratorias".

Entre tanto, la familia de Law no tienen muchas esperanzas en que su demanda prospere porque la clínica surcoreana está fuera de la jurisdicción de Hong Kong, pero uno de sus integrantes destacó que este solo es "el primer paso" y planean presentar otra denuncia en Corea del Sur.

Una de las familias más ricas de Asia

El padre de Bonnie Evita Law es Raymond Law Ka-kui, el menor de los herederos del magnate Law Ting-pong, quien ya sufrió otro golpe familiar cuando secuestraron a su hija Queenie Rosita Law en 2015 y tuvo que pagar un rescate por su liberación.

La revista Forbes considera que la familia Law es una de las más ricas de Asia, gracias a una fortuna estimada en 7.800 millones de dólares. Law Kar Po, el cuarto de los seis hijos del magnate Law Ting-pong, preside Park Hotel Group, mientras que su hijo Allen es el director general del Park Hotel de Singapur y gestiona 16 propiedades en 11 ciudades asiáticas.

Kenneth Lo, hijo mayor de Law Ting-pong, encabeza Crystal International, que fabrica ropa para marcas como H&M, Puma, Levi's, Gap, Uniqlo, Victoria's Secret, Marks & Spencer, North Face, Abercombie & Fitch o Under Armour.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Covid19