Actualidad

Los indignados de Londres ponen el grito en el cielo... desde la catedral de San Pablo

Publicado:
Miembros del movimiento 'Ocupa Londres' se han encadenado este domingo al púlpito de la catedral de San Pablo durante un servicio religioso, mientras otro grupo de activistas se manifestaba fuera coincidiendo con la vispera del primer aniversario de la protesta anticapitalista en Reino Unido.
Los indignados de Londres ponen el grito en el cielo... desde la catedral de San Pablo

En las fotos publicadas por el grupo en Internet se aprecian varias mujeres vestidas de blanco junto al púlpito con carteles en los que puede leerse "arrojar fuera del templo a los cambistas" o “Hay que tomar una postura firme y liderar la lucha contra la desigualdad y la injusticia social".



"No queremos molestarles, pero nos dirigimos a ustedes con una apelación. Ustedes testificaron en contra de nosotros cuando fue suprimida nuestra intervención a favor de la justicia y en contra de la desigualdad. Catedral de San Pablo, tienes que ponerte de pie y decir tu palabra en este gran atrio”, reza el comunicado del movimiento.



Además, una de las activistas escribió en su cuenta de Twitter que su acción también tenía como objetivo mostrar su apoyo al caso de la banda punk rusa Pussy Riot.

La policía londinense acudió al lugar, pero como la administración de la catedral no se pronunció en contra de la acción, los agentes abandonaron el edificio permitiendo a los indignados quedarse.

Mientras las activistas permanecían encadenadas en la catedral, otros participantes de 'Ocupa Londres' se manifestaron frente al edificio con pancartas en las que figuraban lemas como “Dale a un hombre un arma y robará un banco, dale a un hombre el banco y robará al mundo”.

Los activistas londinenses contra el 1% que representan los tiburones del capitalismo establecieron un campamento frente a la catedral el 15 de octubre del 2011, después de que no lograran manifestarse frente a la bolsa de valores londinense.

Sin embargo, este 'cuartel general' fue desalojado el 28 febrero por un fallo judicial, después de lo cual la Plaza Finsbury se convirtió en el mayor centro de las protestas contra las grandes corporaciones, que a su vez también fue desalojado en junio. “Esto no significa un punto final”, proclamaron entonces los activistas.

RT