X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/4y9k

Insólito galardón: Arabia Saudita, condecorada por su "labor antiterrorista"

Publicado: 14 feb 2017 10:52 GMT

La primera afirmación imprescindible es que en el campo del geopoder ningún hecho se realiza sin tener un sentido concreto, de beneficio, interesado. Lo importante es descubrir qué se pretende y de inmediato exponerlo ante la comunidad para develar su propósito exacto. 

En esta dirección es urgente estudiar la condecoración entregada por el nuevo jefe de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA), Mike Pompeo, al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Nayef, en reconocimiento a su "excelente trabajo de Inteligencia en el ámbito de la lucha contra el terrorismo y su contribución para lograr la seguridad mundial y la paz".

Como se conoce, ya han sido otorgados cargos de responsabilidad a dicho país en la comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, lo que va en la misma dirección que lo efectuado por la CIA. Por ello, no hay incoherencia entre las medidas Obama-Trump en cuanto a su concepto de terrorismo y el sostén a fieles vasallos.

Lo verdadero es que el Gobierno saudí ha estado implicado en una inocultable labor de financiación, desarrollo y prospectiva de grupos extremistas en el mundo, ratificado por el aval dado a Bin Laden contra los soviéticos y su oposición a este cuando comenzó su campaña contra EE.UU., sosteniendo una posición contradictoria. Cabe destacar la responsabilidad reconocida de los saudíes en el autoatentado de las Torres Gemelas, donde 15 ciudadanos de dicho país participaron en la masacre. La actual escalada terrorista aportando ideología y recursos en la invasión a Yemen indica que son adalides del takfirismo mundial. Se ha develado que no solo son ciudadanos 'privados' los que de modo autónomo financian a Daesh o Al Nusra, sino que es el mismo Gobierno a través de los más diversos medios el que lo hace.

Si se sabe que dicho Gobierno es parte del terrorismo mundial: ¿por qué entregar un reconocimiento pleno sabiendo que será cuestionado?

Esto puede tener cuatro interpretaciones como mínimo: una, la CIA indica claramente que Arabia Saudita no será tocada por el gobierno Trump, como no lo fue durante el periodo de Barack Obama junto con Hillary Clinton, por lo cual da una certeza de inviolabilidad a su amistad. Es decir, se acata que el gobierno fundado en el wahabismo, doctrina religiosa suní extrema, será protegido como punto de control y despliegue del terrorismo mundial, centro de desviación de capitales a bancos occidentales, tanto como Estado policial inclemente con su población y el más alto comprador de armas de defensa en el 'Tercer Mundo'.

Dos, que su batalla a las bandas terroristas no será de ningún modo prioridad (aunque puede realizar escaramuzas como propaganda), ratificado en que no habrá cooperación plena y transparente con Rusia hasta ahora. Tres, es un mensaje fuerte a la nación iraní, bastión en el Medio Oriente contra la intervención colonial, sosteniendo quién es su preferido en la región, estimulando la retórica contra Irán y señalando a quién castigará. Cuatro, demostrar el poder de la CIA en el ámbito internacional exponiendo su fuerza y respaldo transnacional, continuando la línea de sanción a sus contradictores.  

Algunas declaraciones consideran que galardonar al príncipe saudita es una apertura diplomática, una solicitud para que se corten los fondos a Al Qaeda-Estado Islámico o enviar el mensaje a Irán de que, si no colabora en la renegociación del acuerdo nuclear, Washington podría apoyar a los sunitas, las que pueden entenderse como intenciones que no deben ser descartadas de plano.

Lo exacto es que quienes comparten los mismos proyectos violentos, ya sean organizaciones, Estados, instituciones, dirigentes, se intercambian preseas acorde con la coyuntura concreta: valga recordar el Premio Nobel ofrecido al expresidente estadounidense cuando fue el mandatario que más guerras mantuvo por sobre otros dignatarios de EE.UU. y a Henry Kissinger, creador del Terrible Plan Cóndor para América Latina. Así, es sin lugar a dudas un gesto de beneplácito a las operaciones sauditas en el mundo aprobar la mutua colaboración y designar como interlocutor oficial de Arabia Saudita con EE.UU. al príncipe Mohammed Bin Nayef (dando su apoyo a este frente a la crítica de otros príncipes al declararlo jefe de negociación). Cabe destacar que Arabia Saudita se mueve con gran habilidad al alcanzar acuerdos económicos con EE.UU., Venezuela, China, Reino Unido, España, y con este galardón los reinos del Golfo Pérsico saben quién es el interlocutor designado.

Para finalizar, no se pueden olvidar hechos que siguen vigentes en la estructura dinámica de esta situación como el rol antisoviético de Riad creando la yihad en Afganistán, las opciones de reducir públicamente el apoyo a la violencia extremista a la vez que 'discretamente' se estimule, o la respuesta de Estado Islámico a este descenso financiero protector, unido a los posibles movimientos internos en los reinos del Golfo. Lo fundamental es que toda nación que adecúe su ideología al takfirismo nunca podrá ser aceptada legítimamente como parte de una comunidad que luche por la humanización de la sociedad. 

Artículos anteriores de experto

¿Cree usted que Corea del Norte presenta una amenaza nuclear a la comunidad internacional?

Deje su opinión »

Últimas noticias