X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/5785

Ciudad Futura o la feminización de la política argentina

Publicado: 27 jun 2017 18:37 GMT

Caren Tepp es concejal en la ciudad argentina de Rosario y además es la abanderada de una propuesta política que aspira llegar al Congreso solo con aspirantes femeninas.

Ciudad Futura o la feminización de la política argentina
Caren Tepp cree que debe feminizarse la política
Cortesía Prensa CF
Síguenos en Facebook

El 14 de junio de 2015, un emergente partido político de la ciudad de Rosario en Argentina sorprendió a propios y extraños al conseguir que tres de sus candidatos obtuvieran cargos de concejales. Caren Tepp tenía entonces 28 años y ya era la presidenta del Partido para la Ciudad Futura (CF).

Construyeron una plataforma política luego de pasar varios años haciendo trabajo social en defensa de la tierra de un grupo de familias campesinas de la periferia rosarina.

Ahora, CF irrumpe con una propuesta que los ha instalado en el debate nacional: una lista completamente integrada por mujeres, para optar por un escaño en el Congreso argentino, con la premisa de feminizar la política de su país.

Entrevistada por RT, aseguró que presentar un listado femenino es un hecho considerado inédito en la política de este país latinoamericano.

RT: ¿Por qué una lista de mujeres? ¿Es una estrategia de promoción política?

CT: En nuestro instrumento político siempre intentamos hacer lo que nadie se espera que hagamos. No porque nos creamos más originales que el resto, sino porque creemos que arriesgarnos a fondo con cada propuesta que hacemos y creemos que construir junto al otro es un valor fundamental.

Decidimos que por ser la primera experiencia electoral para el Congreso nacional teníamos que hacer algo mucho más radicalizado que poner a nuestro militante más conocido; que una candidatura, una lista electoral, debe ser la expresión de un momento de la sociedad.

En Argentina hay un cambio cultural hacia una sociedad menos machista y más igualitaria. Y encontramos que eso se podía sintetizar en una lista compuesta en un 100% por mujeres. Tomamos esta decisión en una asamblea, con 300 delegados de Ciudad Futura, y no encerrados en hoteles, 'rosqueando' –término que significa operar en beneficio propio– y negociando como acostumbran los partidos tradicionales.

Nosotros ponemos en práctica la democracia directa y la horizontalidad, convencidos de que en las formas también está el contenido.  

RT: ¿Qué pretende la lista de candidatas femeninas?

CT: Fundamentalmente, abrir un debate que no está expresado en el ámbito político-institucional, aunque sí en la sociedad. Hasta ahora la política la construyeron mayoritariamente los hombres, y así estamos. La corporación política, la casta que se aleja de la gente, es básicamente masculina.

¿Por qué no avanzar entonces con más y mejores mujeres en política, por qué no apostar por feminizar la política? Creemos que esta decisión expresa de la mejor manera lo que está pasando hoy fuera de las instituciones del Estado y de la política tradicional.

El (movimiento) #NiUnaMenos que interpela a amplios sectores sociales, a la gente común, y que excede ampliamente las pertenencias partidarias, merece una expresión electoral que lo apoye, una campaña inédita e histórica que venga a consolidar y a ampliar los horizontes de eso que está cambiando en nuestra cultura.

RT: ¿Qué significaría para ustedes un peldaño en el Congreso?

CT: Nuestro horizonte principal sigue siendo construir una alternativa para gobernar la ciudad de Rosario en 2019, y este paso, más que alejarnos de ese objetivo, lo consolida.

Significa aprovechar el momento de politización que permiten las campañas electorales, para mostrar que Ciudad Futura se consolida.

Nos proponemos romper el cerco informativo y político que existe en Argentina, que es muy centralista, y la mayoría de los debates supuestamente importantes se concentran en Buenos Aires. Son tiempos de construir solidaridades entre la gente común de distintas geografías, y no imponer referencias y sellos electorales cortoplacistas. Es tiempo de nuevos instrumentos políticos.

RT: ¿Cuál es la propuesta de Ciudad Futura?

CT: Hay 4 temas que nos parecen centrales.

Primero, extender uno de los horizontes más claros del siglo XXI, que es el derecho a la ciudad, a cambiar lo local de forma colectiva.

Segundo, acompañar la gestión social que es también poner los medios de producción, herramientas tangibles e intangibles, en manos de una mayoría social, inventando formas de gestión que no conozcan de explotaciones ni de dominaciones, y que a su vez sean eficientes.
Tercero, la transparencia y la autonomía política. Mecanismos permanentes de rendición de cuentas tanto para los miembros del partido como para la ciudadanía en general.

RT: Usted habla de feminizar la política. ¿Cómo se logra?

CT: Es uno de nuestros ejes de trabajo. Eso quiere decir pensar una política en la que el poder no se ejerza verticalmente sobre los otros, sino con los otros. Que fomente la horizontalidad, la participación y el poder compartido.

RT: En la situación actual de su país, ¿la prioridad de la oposición es sacar a Macri y ya?

CT: No, claro que no, solo con eso no alcanza. Tenemos que ser capaces de aprender de los procesos regionales de los últimos años de manera de recuperar las instituciones para las mayorías, pero también construir una nueva forma de hacer política más horizontal, más democrática, más protagónica.

Estos años hemos aprendido que lo que se construye desde arriba se tumba también desde arriba. No solo hay que construir un bloque disidente a las políticas del gobierno nacional, sino mostrar de qué manera lo haríamos nosotros, como superaríamos el modelo neoliberal que es bandera del partido de gobierno.

Eso hoy no está presente en Argentina, hay que construirlo, y en eso estamos dando nuestro primer paso.  

RT: Desde que ejerce la presidencia, Mauricio Macri se ha autoperdonado varias deudas de sus empresas. ¿Qué opinión le merece?

CT: Lamentablemente, en Argentina esas cosas no sorprenden, aunque indignan. El antecedente más conocido es la estatización de la deuda privada en la última dictadura, de la cual se beneficiaron los grandes grupos económicos, entre ellos, la familia Macri.

Históricamente los sectores de poder económico utilizaron al Estado como base material para sus negocios privados, lo cual actualiza el debate sobre la necesidad de disputar esos lugares en el Estado.

El actual partido de gobierno tiene un sistema de ensayo y error como forma de hacer política. Presenta distintas medidas, casi todas antipopulares, y juegan a que algunas de ellas se cuelen sin que nadie lo note, mientras otras que concentran la atención pública son desechadas.

Lo hicieron con esta deuda de Macri, con el '2x1' a los genocidas de la dictadura, con la eliminación de pensiones a personas con discapacidad, etc.  

RT: Analistas estiman que el Gobierno de Macri llegó solo para 4 años, no para construir un proyecto de país. ¿Es eso cierto?

CT: No sé si será de 4 o de 8, y quizás no sea el debate central en este momento, sino cual es nuestro proyecto de país y como construirlo. Los que sufren estas políticas económicas, sociales y culturales del 'macrismo' no son los que participan de los debates académicos. Es la gente común, que vive el día a día y no tiene tiempo para pensar cuanto va a durar esta realidad.

RT: ¿Cómo saldrá Argentina de la actual situación política y económica?

CT: Nosotros no tenemos recetas, ni manuales, ni todas las respuestas. Somos una fuerza política emergente, humilde, que participa de los debates públicos solo cuando tiene una contrapropuesta real. Pero la madre de todos los cambios es la generación de una nueva cultura política.

Hay que cambiar el paradigma de organización y construcción política de las fuerzas progresistas y de izquierda. La izquierda argentina está en un laberinto de autorreferencialidad constante, haciendo análisis totalmente alejados de la realidad, y sin ninguna experiencia concreta para mostrar. 

Las experiencias reales son la antesala de nuevas políticas públicas que podrían masificarse si ganamos esa disputa dentro de las instituciones, mientras construimos una mayoría social por fuera de las mismas.

 

Ernesto J. Navarro

Etiquetas:

Últimas noticias