Actualidad

Supuestas llamadas entre Poroshenko, Biden y Kerry mostrarían que el expresidente de Ucrania coordinaba sus acciones con altos funcionarios de EE.UU.

Publicado:
El mandatario ucraniano habría cometido alta traición al discutir con esos políticos estadounidenses qué pasos dar para sustituir al fiscal general de Kiev, cómo cambiar el Gobierno y el modo de satisfacer los requisitos del FMI.
Supuestas llamadas entre Poroshenko, Biden y Kerry mostrarían que el expresidente de Ucrania coordinaba sus acciones con altos funcionarios de EE.UU.

Las relaciones entre Washington y Kiev se han vuelto a ver comprometidas por un presunto escándalo que involucraría al expresidente de Ucrania, Piotr Poroshenko; al antiguo vicepresidente de EE.UU. y candidato demócrata a presidir ese país, Joe Biden; y al antiguo secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

Un diputado de Ucrania, Andréi Derkach, divulgó en una rueda de prensa el pasado 19 de mayo varias conversaciones telefónicas de personas cuyas voces se asemejan a las de esos políticos.

En esas grabaciones, Poroshenko discutiría con Biden y Kerry la política interior de Ucrania y, prácticamente, coordinaría sus acciones con esos altos funcionarios estadounidenses, así que Derkach opina que serían suficientes para acusar al expresidente de Ucrania de alta traición.

Ese parlamentario ucraniano expresó su confianza en los "periodistas de investigación" no identificados que le entregaron estos cortes de sonido, quienes le habrían asegurado que el propio Piotr Poroshenko fue el que grabó las conversaciones.

Destitución del fiscal general de Ucrania

Una de los temas centrales que habrían tratado Poroshenko, Biden y Kerry sería el cabildeo estadounidense para cambiar al fiscal general de Ucrania, Víktor Shokin, quien investigaba a la petrolera ucraniana Burisma, en la que Hunter Biden, un hijo del político estadounidense, ocupaba un cargo principal.

John Kerry habría comenzado el proceso durante una llamada el 3 de diciembre de 2015, al comunicar a Poroshenko que le gustaría que se resolviera el problema de la sustitución del procurador.

"Sé que el vicepresidente está muy preocupado por esto. Por lo tanto, sería bueno si pudiéramos encontrar alguna solución antes de que llegue el vicepresidente. Si es posible, es necesario tomar las medidas necesarias para avanzar en esta dirección", propuso Kerry. Dos meses después, el entonces presidente de Ucrania dio "buenas noticias" a Joe Biden.

"Ayer, o mejor dicho, anteayer, me reuní con el fiscal general de Ucrania, Víktor Shokin. A pesar de que no tenemos ni acusaciones de corrupción ni evidencias de sus acciones ilegales, le pedí específicamente que renunciara. Según los resultados de nuestra reunión, a pesar del apoyo en el Parlamento, me prometió presentar su renuncia [...]. Y hace una hora trajo su carta de renuncia", informó Poroshenko a Biden. "Este es el segundo paso para cumplir con las obligaciones que he asumido", concluye el exmandatario ante un "genial" de su interlocutor.

Esta conversación habría tenido lugar el 18 de febrero de 2016, mientras que en abril de ese año Víktor Shokin abandonó su cargo.

  • La petrolera Burisma ya figuró en otro escándalo cuando Joe Biden señaló al presidente de EE.UU., Donald Trump, al manifestar que había presionado al actual mandatario de Ucrania, Vladímir Zelenski, para obtener material incriminatorio sobre Hunter Biden. Esta acusación se convirtió en una de las claves del proceso de juicio político contra el inquilino de la Casa Blanca, que no tuvo éxito
  • A principios de 2018, durante su intervención ante el Consejo de Relaciones Exteriores de EE.UU., Joe Biden se jactó de que durante la Administración de Barack Obama presionó con éxito a Ucrania para que despidiera a su fiscal general.

1.000 millones de dólares a cambio de un nuevo fiscal

En otra presunta grabación del 22 de marzo de 2016, Piotr Poroshenko y Joe Biden habrían conversado sobre el sucesor del fiscal general Víktor Shokin.

Si hay un nuevo Gobierno y un nuevo fiscal general, estaré dispuesto a firmar públicamente las obligaciones sobre 1.000 millones de dólares

"Si hay un nuevo Gobierno y un nuevo fiscal general, estaré dispuesto a firmar públicamente las obligaciones sobre 1.000 millones de dólares", dijo Biden, quien precisó "otra vez, no le ofrezco nada y no quiero que piense que le estamos imponiendo lo que tiene que hacer. Sin embargo, la decisión final no será tomada hasta que se cumplan las condiciones del Fondo Monetario Internacional".

"Es una motivación muy fuerte", le habría respondido Poroshenko, para añadir que "uno de los posibles candidatos a ese cargo era el líder de mi facción, [Yuri] Lutsenko, una figura pública". "No obstante, si usted cree que una figura políticamente motivada no es del todo adecuada, retiraré mi propuesta", habría continuado.

"Nadie sabe que voy a proponer a Lutsenko. En este caso, excluiré a todas las personas con motivación política de este proceso", aseguró Poroshenko. El 12 de mayo de ese año, Yuri Lutsenko se convirtió en el fiscal general de Ucrania.

En otra conversación del 13 de mayo de 2016, Joe Biden habría felicitado a Poroshenko por ese nombramiento: "Soy un hombre de palabra y, ahora que se ha nombrado un nuevo fiscal general, podemos avanzar hacia la firma de un acuerdo de préstamo por un monto de 1.000 millones de dólares", habría asegurado el entonces vicepresidente de EE.UU.

Poroshenko habría comunicado que ordenó al nuevo fiscal general a estar en contacto con la Embajada de EE.UU. en Kiev y propuesto que "un fiscal estadounidense de origen ucraniano" se uniera al equipo de Lutsenko en calidad de "asistente y asesor". Posteriormente, Bohdan Vitvitsky, un exfiscal federal de EE.UU., se convirtió en asesor extranumerario del fiscal general ucraniano.

Complacer al FMI: aumento al 100 % de tarifas de servicios públicos

En total, se han divulgado 11 grabaciones de posibles llamadas telefónicas, 10 de ellas entre Joe Biden y Piotr Poroshenko. Además del asunto del fiscal general, discutieron la formación del nuevo gobierno en Ucrania,así como los pasos que tomó el expresidente ucraniano con vistas a satisfacer las condiciones del FMI para que su país recibiera un préstamo.

Ese 13 de mayo de 2016, Poroshenko habría presumido de lograr que el Parlamento de Ucrania votara el aumento del 100 % en las tarifas de los servicios públicos, "a pesar de que el FMI solo esperaba el 75 %", y enumeraría a Biden otros 'logros', como el lanzamiento de las reformas de las empresas estatales y el precio de los medicamentos, "eliminando todos los obstáculos".

Base para acusar de alta traición

Andréi Derkach aseguró que todas las grabaciones y las presuntas pruebas de la corrupción internacional que posee ya fueron entregadas a la Fiscalía de Ucrania, junto con una solicitud para investigar la posible alta traición de Piotr Poroshenko.

Las fuentes de la Procuraduría ucraniana explicaron al diario Ukrainskaya Pravda que ya está abierto un caso penal bajo la acusación de alta traición y abuso de poder contra ese expresidente de Ucrania.

Reacciones de los involucrados 

Piotr Poroshenko ha calificado de falsos los cortes de sonido divulgados y ha señalado que se trata de una situación organizada por el oligarca Ígor Kolomoiski, la Oficina del presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, y Rusia.

"La 'quinta columna' del Kremlin ha lanzado una operación especial a gran escala contra Ucrania. A través de la involucración en la carrera electoral en EE.UU., ellos intentan socavar el apoyo bipartidista a Ucrania por parte de EE.UU.", declaró Poroshenko en un video que difundió en su cuenta de Facebook.

Este exmandatario enfatizó que las grabaciones fueron fabricadas, pero algunas de sus partes se pudieron haber obtenido en la Oficina del presidente de Ucrania.

Por su parte, el diario The Washington Post reflejó la postura de los representantes del candidato demócrata a presidir EE.UU.: "La campaña de Biden ha visto el lanzamiento de estos sonidos como una continuación del esfuerzo ruso de larga duración para lastimar al exvicepresidente, señalando el papel que RT, la red de noticias controlada por el Estado ruso, jugó en la promoción de los audios; y destacando los lazos de Derkach con los intereses rusos", reza su artículo.

"Ellos editaron en gran medida esto y es una hamburguesa vacía que no sirve de nada", declaró el portavoz de la campaña de Joe Biden, Andrew Bates.

Además, ese periódico enfatiza que Andréi Derkach "tiene vínculos anteriores con la Inteligencia rusa: Asistió a la Escuela Superior Dzerzhinski de la KGB en Moscú. Su padre se desempeñó como oficial de la KGB durante décadas, antes de convertirse en jefe del servicio de Inteligencia de la Ucrania independiente a fines de la década de 1990".

Finalmente, The Washington Post alega que la publicación de estas grabaciones "plantea preguntas sobre la interferencia extranjera en las elecciones de 2020".

Hasta el momento, John Kerry no ha comentado la situación.

Covid19