X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/6mda

La visita de Hasán Rohaní a Irak es "una bofetada" a Trump, sostiene un analista político

Publicado: 17 mar 2019 15:55 GMT

Darius Shahtahmasebi considera que el encuentro jamás habría ocurrido "si EE.UU. no hubiera invadido Irak y sacado a Saddam Hussein del poder".

La visita de Hasán Rohaní a Irak es "una bofetada" a Trump, sostiene un analista político
El presidente iraní, Hasán Rohaní, junto con su homólogo iraquí, Barham Salih, durante su visita a Irak. 11 de marzo de 2019.
Thaier al-Sudani / Reuters
Síguenos en Facebook

La visita oficial que el presidente de Irán, Hasán Rohaní, hizo a Irak este lunes "es una bofetada al presidente de los Estados Unidos", dijo en su artículo para RT el analista político y abogado Darius Shahtahmasebi. El autor sostiene que la idea de "expulsar al presidente de Irak más contrario a Irán" —el expresidente Fuad Masum— y sustituirlo por otro todavía más adverso a la República Islámica "rápidamente fracasó", cuando el Gobierno de confesión chiita de Barham Salih fue instaurado en Irak y "alineó sus intereses con Teherán".

El analista destaca que, a pesar de la estrategia de EE.UU. por "contener y aislar a Irán" y de la guerra que enfrentó a los dos países vecinos en los años 80 —que dejó un saldo total de muertos cercano a un millón y durante la cual Washington suministró armas a ambos bandos—, la República Islámica "continúa buscando y construyendo amistades con sus vecinos regionales".

La gira de Rohaní, anunciada como "histórica y noble" por su ministro de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, está destinada a reforzar los lazos entre el poder chiita iraní y el Gobierno iraquí. Durante el primer día de la visita se firmaron documentos en materia de cooperación comercial, atención médica, temas energéticos, asuntos consulares y sobre una línea de ferrocarril que uniría el suroeste de Irán con la región iraquí de Basora, rica en petróleo.

Shahtahmasebi señala que también "se acordó reavivar sus obligaciones en virtud de los acuerdos de Argel", lo que podría "prevenir futuros conflictos entre las dos naciones", y la "posible inclusión de Siria en la Liga Árabe" por los "intereses comunes" entre Irán e Irak en territorio sirio por derrotar a grupos terroristas como el Estado Islámico o Al Qaeda.

Además Irán tiene intención de aumentar el volumen de comercio con Irak hasta 20.000 millones de dólares desde los casi 13.000 millones actuales, según informó la agencia AP el pasado 10 de marzo. En 2018 el valor de las exportaciones de Irán al país vecino alcanzó la cifra de alrededor de 9.000 millones de dólares. En vista de estos hechos, el analista manifiesta que "es completamente ingenua" la idea de que Bagdad "pueda ser manipulada para que se convierta en una plataforma de lanzamiento, una plataforma de espías o desempeñe papel alguno en la destrucción del Estado iraní".

Si bien "EE.UU. haría bien en aprender este dato", añade, "eso es algo que la Administración actual se niega a hacer". Con los nombramientos de Mike Pompeo y John Bolton, el presidente estadounidense, Donald Trump, "ha establecido su propio eje del mal", que "está empeñado en llevar a Irán a las ruinas".

Las imágenes de Rohaní siendo recibido en Bagdad con desfiles, así como las fotos en las que se le ve dirigiéndose a visitar al ayatolá Ali al Sistani, han tenido una amplia circulación en las redes sociales. La "ironía" de esta situación, afirma Shahtahmasebi, es que, si EE.UU. no hubiera invadido Irak y sacado a Saddam Hussein del poder", Teherán y Bagdad "jamás se hubieran encontrado en una posición en la que ambos fortalecieran sus lazos al nivel que estamos viendo hoy. 

La política de EE.UU.

Un ejemplo reciente de la política norteamericana en la región —señala el analista— fue cuando Trump dijo querer observar a Irán desde Irak. "Hemos gastado una fortuna para construir esta base increíble [en Irak] […] y una de las causas por la que quiero mantener tropas [allí] es porque quiero observar un poco a Irán, porque Irán es un gran problema", manifestó el actual inquilino de la Casa Blanca a inicios del pasado mes de febrero. No obstante, Salih contestó de forma inmediata: "Nosotros vivimos aquí" y "no sobrecargue a Irak con sus asuntos".

El analista Shahtahmasebi señala que la propuesta de Trump constituye un "uso indebido" del Acuerdo de Marco Estratégico firmado en 2008 entre EE.UU. e Irak para una relación de amistad y cooperación, en el que Washington se comprometió a "no utilizar tierra, mar y aire iraquíes como punto de lanzamiento o tránsito para ataques contra otros países".

El asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, anunció a principios de este año que contemplaban "una gama completa de opciones" para preservar la seguridad y los intereses de Washington, después de "los intentos de atacar la Embajada [estadounidense] en Bagdad y el Consulado en Basora". Ante estos hechos, Shahtahmasebi manifiesta que "si EE.UU. no quiere ponerse en peligro en Irak, la solución simple para ellos sería que hicieran sus maletas y se fueran a casa". "A la luz de los acontecimientos, algunos de nosotros nos preguntamos si ya existen planes para represaliar a Irán", escribe el analista.

Los apoyos contra Irán en la región

El Gobierno de Trump "en absoluto se limita" a emplear únicamente estos métodos de presión. "Arabia Saudita está formando actualmente una "OTAN árabe" contraria a Irán", señala el analista político, e incluso se encuentra en proceso de incorporar a su alianza sunita contra la República Islámica chiita de Irán a Pakistán, "una de las fuerzas militares más completas y subestimadas de la región". El autor indica también que EE.UU. está "todavía negociando con Arabia Saudita un posible acuerdo para vender su tecnología nuclear civil".

"¿El país que exporta el wahabismo como una mercancía y ayudó a crear Al Qaeda, el Estado Islámico y casi todos los demás grupos sunitas y yihadistas del planeta puede ser de confianza para usar energía nuclear con seguridad, pero un país que invirtió mucho tiempo luchando contra el EI no puede serlo? ¿Cómo funciona esto?", se pregunta.

Por otro lado, prosigue Shahtahmasebi, "hay algunas personas" en posiciones de "influencia y poder" que "pueden ver las señales". Este lunes un grupo de más de 50 generales y diplomáticos estadounidenses retirados emitieron una declaración en la que instan a Trump —"citando sus muchas razones para hacerlo"— a reingresar en el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA por sus siglas en inglés). Dicho plan constituyó un acuerdo entre la República Islámica de Irán y las potencias mundiales del grupo P5 +1 (Reino Unido, China, Francia, Rusia, EE.UU. y Alemania), con el fin de establecer puntos en materia de desarrollo del programa nuclear de Teherán y asegurar su naturaleza exclusivamente pacífica.

"Sea cual sea la razón, si evita un posible holocausto nuclear y el baño de sangre insano que probablemente seguirá a cualquier guerra de este tipo que involucre a Irán y sus vecinos, no se puede enfatizar lo suficiente que la reincorporación al JCPOA solo puede ser algo positivo", afirma el analista.

RT

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies