Actualidad

Un 'cisne negro' más grave que la crisis financiera de 2008: ¿Contagiará el mortal coronavirus a la economía mundial?

Publicado:
Pekín asegura tener capacidad para minimizar el impacto de la epidemia, mientras que el FMI advierte de que el brote supone un riesgo para el crecimiento económico mundial.
Un 'cisne negro' más grave que la crisis financiera de 2008: ¿Contagiará el mortal coronavirus a la economía mundial?

A medida que crece el número de víctimas mortales y de los infectados por el brote del coronavirus 2019-nCoV, también lo hace la preocupación sobre el impacto económico que puede tener la epidemia en China y a escala mundial.

El brote, que ha coincidido con las fiestas nacionales más importantes del gigante asiático, ha afectado ya a sectores como el transporte o el turismo, así como a los mercados bursátiles y las materias primas, provocando, además, el cierre de fábricas y empresas. McDonald’s, Starbucks, WeWork, H&M y Disney son algunos de los gigantes empresariales que optaron por cerrar sus negocios en el país asiático.

¿Qué impacto tiene en la economía china?

Tras permanecer una semana cerrada por la festividad del Nuevo Año Lunar, la bolsa de China se ha hundido este lunes en medio de la propagación del coronavirus. Su principal índice de referencia, el Shanghai Composite Index, ha cerrado la jornada con una caída del 7,8 %, marcando niveles mínimos de hace casi dos meses. Asimismo, el valor del yuan se sitúa en su nivel más bajo en lo que va de año.

El subdirector de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China, Lian Weiliang, ha reconocido que la economía nacional se enfrenta a un impacto negativo cada vez mayor a causa del brote. Sin embargo, también puntualizó que este efecto será a corto plazo, ya que las autoridades del país asiático tienen "plena confianza y capacidad para minimizar el impacto de la epidemia en la economía".

¿Qué medidas se toman?

En un intento por suavizar el golpe en la economía del país asiático, el Banco Central de China redujo las tasas de interés de los acuerdos de recompra inversa en 10 puntos básicos, e inyectó este lunes casi 174.000 millones de dólares de liquidez en los mercados.

También se informa que el Ministerio de Finanzas de China otorgará subsidios para los pagos de intereses a algunas empresas afectadas por el brote.

Un 'cisne negro' más grave que la crisis financiera de 2008-2009

Entretanto, en una revisión del mercado publicada el pasado jueves, Moody’s Analytics constató que la propagación del nuevo coronavirus  podría convertirse para la economía mundial en un 'cisne negro' más grave que la crisis financiera de 2008-2009, en referencia a un evento impredecible que provoca graves consecuencias. 

La agencia explica que, a diferencia del colapso del mercado hipotecario de EE.UU., "nadie predijo el surgimiento de una pandemia potencialmente devastadora a principios de 2020".  

Además, los analistas de Moodyʼs han detectado que el coronavirus ha dejado secuelas en algunos indicadores clave que afectan a la economía global. En particular, se ha registrado un impacto negativo en el índice de precios de los metales industriales, que se encuentra en clara correlación con el crecimiento económico mundial.

En la misma línea, la directora del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, afirmó el viernes en declaraciones a la prensa que, además de estar afectando ya a la economía china, el brote de coronavirus supone un riesgo para el crecimiento económico mundial, al menos a corto plazo.

"A largo plazo, no lo sabemos. Tenemos que evaluar lo rápido que se toman medidas para contener la propagación del coronavirus y lo efectiva que será esta acción", explicó Georgieva, destacando que ya se observan los efectos del virus en torno a la actividad manufacturera, además de un impacto en los viajes y en el turismo.

¿Más desastroso que la epidemia del SARS?

Con 361 víctimas mortales en el gigante asiático y otra más en Filipinas, el nuevo coronavirus ya es más letal que la epidemia de SARS en China, que en 2003 causó pérdidas de aproximadamente 40.000 millones de dólares a la economía global. Sin embargo, pese a que hay personas que comparan estos dos brotes para hacer proyecciones de pérdidas económicas, "la fortaleza económica actual de China", así como sus "recursos y habilidades para afrontar emergencias" se han fortalecido "significativamente" desde entonces, de forma que el país asiático se muestra ahora capaz de "ganar la batalla contra la epidemia", asegura Lian Weiliang.

En este sentido, Georgieva recordó que el SARS, en última instancia, solo tuvo un "impacto relativamente menor" en el crecimiento global, con una reducción de tan solo 0,1 % al final del año. No obstante —matizó—, China juega hoy en día un papel mucho más importante en la economía internacional que hace 17 años. De hecho, si entonces representaba el 4 % del producto interno bruto mundial, ahora contribuye con el 18 %, con lo que "estamos viendo un país con mayor importancia a nivel mundial", detalló.

No estamos preparados

Un reciente informe de la Junta de Monitoreo de Preparación Global (GPMB), un panel independiente de expertos creado por el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud, advierte de un aumento del riesgo de epidemia mundial grave con decenas de miles de víctimas y consecuencias desastrosas para la economía mundial, y ante la que mundo no estaría preparado. Entre otros argumentos, el documento destaca que:

  • Las epidemias y las pandemias perturban el comercio y el turismo, que son los principales motores económicos mundiales.
  • El mundo se ha vuelto más interconectado en términos de cadenas de valor y de movimiento de población, y no solo en caso de los países ricos.
  • Las probabilidades de una pandemia mundial están creciendo. Si bien los avances científicos y tecnológicos brindan nuevas herramientas para proteger la salud pública, también permiten que los microorganismos causantes de enfermedades sean diseñados o recreados en laboratorios, lo que aumenta el riesgo de una epidemia deliberada que sería más difícil de combatir.
  • El mundo no está preparado para una pandemia de patógenos respiratorios virulentos y de rápido movimiento. La pandemia mundial de influenza de 1918 enfermó a un tercio de la población mundial y mató a unos 50 millones de personas. Si un contagio similar ocurriera hoy en día, entre 50 y 80 millones de personas podrían fallecer. Además, tal pandemia podría causar pánico, desestabilizar la seguridad nacional e impactar seriamente la economía y el comercio mundial, alertan los expertos.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Covid19