X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/4sy1

Peña Nieto tras la visita de Trump, ¿traidor o visionario?

Publicado: 21 nov 2016 15:40 GMT | Última actualización: 22 nov 2016 22:25 GMT

Muchas críticas han llovido desde que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, realizara una invitación a los dos candidatos en liza a la Casa Blanca a visitar su país para explicar sus programas electorales y escuchar lo que el vecino del sur tenía que decir al respecto, la cual fue aceptada por Donald Trump. El magnate fue recibido y tratado casi como un jefe de Estado, causando estupor e indignación entre millones de mexicanos, pero ¿cuál fue el motivo del mandatario mexicano?

El periodista mexicano Raymundo Riva Palacio en una columna de opinión dio a conocer en qué circunstancias se produjo el polémico encuentro, dejando claro que nada fue producto del azar, sino de una profunda reflexión que surgió de una parte del propio Gabinete.

La idea fue del entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien argumentó que si no se acercaban al candidato del Partido Republicano "y buscaban que matizara su discurso de repudio al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, México podía sufrir un colapso" si Donald Trump resultaba electo el 8 de noviembre.

Una vez en la residencia oficial de Los Pinos se supo que Trump había logrado la nominación de los republicanos, el nerviosismo cundió en parte del Ejecutivo. Riva Palacio explica que el acercamiento a Hillary Clinton no revestía ningún inconveniente para el equipo de Peña Nieto y que el problema y la clave era acercarse al entorno de Trump. Y volvió a ser Videgaray quien logró convencer al mandatario de cómo y con quién debían hacerlo: el secretario de Hacienda asumió la encomienda y junto al jefe de la Oficina de la Presidencia, Francisco Guzmán, buscaron el vínculo con el republicano, que finalmente se alcanzó a través de un empresario mexicano con el yerno de Trump, Jared Kushner.

Luis Videgaray lo tenía muy claro: su preocupación era Trump y establecer vínculos con él, y por ello llevó a Peña Nieto a apostar por él, ¿por qué?

Peña Nieto no podía permitir que se mantuviera el mismo discurso sobre el comercio y la migración, sin buscar que el magnate matizara su posición. "Si Trump ganara –según comentó un alto funcionario– sin haber tenido contacto con él, los mercados en México se colapsarían al día siguiente". Peña Nieto sí tenía una urgencia, agregaron fuentes del Ejecutivo: explicarle a Trump la importancia de las relaciones bilaterales.

Videgaray lo tenía muy claro: su preocupación era Trump y establecer vínculos con él, y por ello llevó a Peña Nieto a apostar por él, ¿por qué?

El propio secretario de Hacienda defendió la invitación a Trump en un debate en la televisión de su país: "Son millones de empleos, industrias completas y la vida de mucha gente que depende de cuál sea la relación con el próximo Gobierno de Estados Unidos".

Videgaray, que estuvo presente en el encuentro, dijo que Peña Nieto trató de explicar al aspirante republicano los beneficios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que el magnate prometió revisar al llegar a la Presidencia de EE.UU.

El presidente "tenía dos o tres opciones: una quedarse de brazos cruzados, otra era hacer declaraciones incendiarias, confrontarlo e incluso intercambiar insultos, y el presidente optó (…) por un dialogo inteligente, firme, siempre basado en el respeto y en la defensa del interés nacional", argumentó el secretario de Hacienda.

La decisión de Peña Nieto de invitar a Trump a México produjo un enfrentamiento en el seno del Ejecutivo, siendo la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, quien más elevó el tono (renuncia rechazada de por medio en vísperas de la visita), también Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, mostró su desacuerdo, contando con el apoyo por lo bajo del secretario de Economía, Ildefonso Guajardo.

La tormenta

Después del encuentro comenzó otro viacrucis para el líder mexicano, criticado por la clase política, medios de comunicación, empresarios, artistas, intelectuales, amén de millones de mexicanos residentes a ambos lados de la frontera.

Videgaray, uno de los hombres más cercanos al presidente y uno de los cerebros de su mandato, pagó los platos rotos y presentó su dimisión como secretario de Hacienda y Crédito Público, como artífice de la reunión.

Una de las reacciones que resume el estupor general fue el artículo del oscarizado director de cine Alejandro González Iñárritu en 'El País': "La invitación de Enrique Peña Nieto a Donald Trump es una traición".

La ola de críticas fue tan fuerte que llevó al titular del Ejecutivo federal a los niveles de aprobación más bajos de las últimas décadas.

Luego el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el cual gobierna la capital del país, interpuso una denuncia de hechos constitutivos de distintos supuestos de delito por "traición a la patria".

Y ganó Trump

Posteriormente se cumplió el guion previsto por Videgaray: ganó Trump y el peso mexicano colapsó. Habrá que ver si la visita de Trump a Los Pinos le sirve de algo a México a partir de 2017, aunque el hombre que la hizo posible ya no está en el Ejecutivo para cimentar esos puentes que se tendieron una tarde de finales de agosto.

Vamos a voltear a ver este día (el 31 de agosto), si este hombre es electo, y vamos a decir 'oye a lo mejor eso que criticamos en su momento parecía un error político, pero tal vez fue un acierto'

"Al secretario Videgaray, el tiempo le hará justicia por la gran visión de Estado que ha tenido, entiendo que el secretario toma esta decisión como una medida de apoyar al señor presidente en momentos difíciles y es un sacrificio y lo valoramos", señaló en su momento Jorge Estefan Chidiac, diputado del PRI.

De hecho la salida de Videgaray fue lamentada en su día por el propio Trump: "México ha perdido a un brillante ministro de Finanzas (Hacienda) y un hombre maravilloso que sé que es muy respetado por el presidente Peña Nieto", dijo en su cuenta de Twitter.

"Con Luis (Videgaray), México y los Estados Unidos hubieran hecho negocios maravillosos juntos -donde México y los EEUU se habrían beneficiado", agregó.

Después de la madrugada del 9 de noviembre una frase lapidaria pronunciada por el propio Videgaray resuena en parte de México: "Vamos a voltear a ver este día (el 31 de agosto), si este hombre es electo, y vamos a decir 'oye a lo mejor eso que criticamos en su momento parecía un error político, pero tal vez fue un acierto'".

¿Peña Nieto, visionario?

Tras conocerse los resutados, las puertas del carro de los vencedores estaban abiertas a todos los que querían retratarse junto a ellos: "Las crisis abren oportunidades. Presidente Peña, fuiste acertado y visionario. Solo tú invitaste al Presidente de USA. Videgaray acertó", el autor de la frase es el expresidente Vicente Fox, opinión compartida en Twitter nada más conocerse los resultados electorales en EEUU.

"El tiempo le hará justicia por la gran visión de Estado que ha tenido", decía Chidiac sobre Videgaray, y quizá ese momento ya está cerca.

Esa capacidad de visión es la que coloca a Videgaray como embajador en Washington o secretario de Economía, según publicó 'El Universal'.

Henry A. Pinto Periodista y asesor político
Twitter: @hapinto2

Etiquetas:

Artículos anteriores de experto

¿Cree usted que Corea del Norte presenta una amenaza nuclear a la comunidad internacional?

Deje su opinión »

Últimas noticias