Noticias

Rusos ayudan a hinchas de Suiza que confundieron dos ciudades homónimas y se quedaron en la calle

22 jun 2018 14:55 GMT
Rusos ayudan a hinchas de Suiza que confundieron dos ciudades homónimas y se quedaron en la calle
La hincha de Suiza junto con la vecina de Rostov del Don Tatiana Chízhikova. Foto de archivo personal de Tatiana Chízhikova.

El incidente se registró en vísperas del partido Suiza-Brasil, que se disputó en la sureña Rostov del Don.

Una pareja de Suiza llegó a la ciudad rusa de Rostov del Don para apoyar a su selección, que se enfrentó allí a Brasil el 17 de junio, pero reservaron por equivocación un hotel en otra ciudad que tiene un nombre bastante parecido, Rostov Veliki, situada a 1.200 kilómetros al norte de la primera.

El taxista que recogió a los hinchas en el aeropuerto no sospechó nada al escuchar el nombre del alojamiento reservado, Selivánova, ya que en la ciudad existe una calle con la misma denominación.

Al bajar en la calle Selivánova y no poder localizar su hotel, los seguidores preguntaron a un grupo de rusos que se encontraba en la puerta de un restaurante en la misma vía, que resultó que estaban celebrando una boda en el local. Casi nadie de los invitados dominaba el inglés, pero al ver los documentos de viaje de los turistas, se dieron cuenta inmediatamente de que se habían equivocado de ciudad al reservar su alojamiento.

"Se rieron mucho tiempo cuando les dijimos que su hotel se ubicaba en una ciudad que estaba a más de 1.000 kilómetros de aquí", ha contado a RT la vecina de Rostov del Don Tatiana Chízhikova. "Estaban choqueados por el hecho de que tenemos en Rusia dos ciudades que se llaman Rostov. No podían entender cómo podía ser verdad", ha recordado la joven.

Los rusos decidieron llamar entonces a los servicios de emergencia para que ayudaran a los hinchas, donde una traductora habló con los extranjeros y empezó a buscarles hoteles con habitaciones vacantes.

Mientras se estaba solucionando el problema, los asistentes a la celebración les trajeron bebida y comida en bandejas desde el restaurante, ya que los aficionados, aunque fueron invitados, se negaron a unirse a la velada para no molestar. Al final, el servicio de emergencia logró alojar a los despistados hinchas y les comunicó que podían recurrir a ese teléfono siempre  que tuvieran algún problema. Hasta el momento, la pareja no ha vuelto a llamar.

https://es.rt.com/5y2f