Materiales

"Una emoción increíble": Una niña en silla de ruedas recibe un beso de Ronaldo en el Rusia-Portugal

22 jun 2017 11:04 GMT
"Una emoción increíble": Una niña en silla de ruedas recibe un beso de Ronaldo en el Rusia-Portugal
Maxim Shemetov / Reuters

El bello gesto del capitán luso se vio recompensado con el gol que le dio la victoria a los actuales campeones de Europa.

En la ceremonia previa al partido entre Rusia y Portugal del Grupo A de la Copa Confederaciones jugado este miércoles en el estadio del Spartak de Moscú se vivió un emotivo momento cuando el capitán del combinado luso, Cristiano Ronaldo, salió al campo acompañado de una niña en silla de ruedas. 

Polina Haeredinova, de 10 años, acompañó a CR7 hasta el centro de la cancha y no pudo ocultar su alegría de encontrarse junto a su ídolo. Por su parte, Ronaldo ayudó a la niña a colocarse en posición cuando iba a sonar los correspondientes himnos de los dos países. Posteriormente Polina regaló una pulsera con los colores de Portugal a Cristiano y este le agradeció con un beso en la frente y le obsequió su sudadera.

"No esperaba que fuese una gran experiencia. Cristiano Ronaldo fue sobresaliente. Me dio su sudadera y un beso de la suerte. Yo estaba en el centro de increíbles emociones, apoyando a Rusia. Nunca he experimentado algo así en mi vida", dijo Haeredinova.

Por lo visto, el gesto de Ronaldo con Polina fue recompensado con el gol marcado por el astro luso a los ocho minutos del partido y que a la postre le sirvió a Portugal para llevarse la victoria.

El sueño de Polina fue posible gracias al programa 'Vamos a la Copa FIFA Confederaciones 2017 con McDonald's', organizado por el patrocinador oficial de este torneo y de la Copa del Mundo 2018, el cual ha seleccionado a más de 350 niños, muchos de los cuales provienen de orfanatos, familias de acogida y humildes.

Imágenes similares como las de Ronaldo se vieron horas más tarde en el estadio Fisht de Sochi, donde el capitán de México Diego Reyes ingresó al campo con Gera Aristova, de 13 años, también en silla de ruedas, antes del choque contra Nueva Zelanda.

Kai Pfaffenbach / Reuters